La ONU alarga la misión en Sudán hasta la independencia del sur y prepara su relevo

Naciones Unidas, 27 abr (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy la extensión de su misión de paz en Sudán (UNMIS) hasta que se produzca la independencia del sur del país en julio y anunció que establecerá una nueva operación que releve a la actual.

Los quince miembros del máximo órgano internacional de seguridad votaron a favor de ampliar el mandato de la UNMIS hasta el próximo 9 de julio, al tiempo que acordaron la creación de una nueva misión que reemplace a la establecida en la resolución 1.590 cuando terminó en 2005 la guerra entre el norte y el sur del país africano.

El Consejo de Seguridad asegura en su nueva resolución sobre el conflicto (adoptada hoy bajo el número 1.978) que "la situación en la región sigue constituyendo una amenaza para la paz y la seguridad internacional", por lo que decide ampliar esa misión y crear su reemplazo en el nuevo contexto de un sur independiente.

El próximo 9 de julio el Sur de Sudán debe convertirse en un estado independiente después de que el pasado febrero se anunciara la victoria de los partidarios de la independencia con respecto de Jartum en el referéndum de autodeterminación allí celebrado.

Los miembros del Consejo aseguran en la nueva resolución que tomaron esas medidas tras considerar los resultados de ese referéndum y después de que las autoridades del nuevo Sur de Sudán pidieran a Naciones Unidas que el organismo mantenga "una presencia constante" en esa hasta ahora región meridional del país africano.

El texto aprobado en la ONU pide al secretario general del organismo, Ban Ki-moon, que siga "celebrando consultas con las partes en el Acuerdo General de Paz" y que presente un informe sobre la situación en la zona "a más tardar el 16 de mayo" próximo.

La guerra entre el norte y el sur de Sudán comenzó en 1983, cuando el régimen de Jartum impuso la ley islámica en todo el país, y los rebeldes sureños, de mayoría cristiana y animista, se levantaron en armas.

El conflicto finalizó el 9 de enero de 2005, fecha en la que el Gobierno sudanés y los rebeldes firmaron un acuerdo de paz que puso fin a 21 años de una guerra que causó la muerte de dos millones de personas.

La ONU alertó la semana pasada de que los enfrentamientos armados en el Sur de Sudán han aumentado pese a la celebración del referéndum sobre la independencia del territorio y que esas tensiones ponen en peligro los progresos alcanzados, por lo que podrían llevar a las partes a un nuevo enfrentamiento abierto.

El organismo detalló que las tensiones aumentaron particularmente entre el Movimiento Popular para la Liberación de Sudán (MPLS) y un buen número de insurgentes, y que suponen una amenaza significativa para los civiles en la zona de Junqali, el Alto Nilo y Unidad.

Esta misma semana la subsecretaria general de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, anunció la muerte de un trabajador del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en el Sur de Sudán y mostró su "profunda preocupación" acerca del aumento de los ataques que sufre el personal humanitario en el país africano.

0
comentarios
Ver comentarios