La renuncia del ministro de Defensa coloca en el cargo a un hombre cercano a Santos

Bogotá, 31 ago (EFE).- El ministro colombiano de Defensa, Rodrigo Rivera, renunció hoy a su cargo e inmediatamente después el presidente Juan Manuel Santos anunció que será reemplazado por Juan Carlos Pinzón, un hombre de su confianza y cercano a las Fuerzas Armadas.

Pinzón, un economista de 39 años, fue hasta hoy secretario general de la Presidencia, cargo al que llegó con Santos en agosto de 2010.

Además, había sido subalterno del ahora gobernante durante las épocas en las que éste fue ministro de Hacienda y Defensa, en los Gobiernos de Andrés Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe (2002-2010).

"Ha sido una persona leal, muy cercana a mí personalmente desde hace mucho tiempo", afirmó Santos tras anunciar que lo había designado como sucesor de Rivera, el primer ministro de su Gobierno que deja el cargo por razones no explicadas.

Santos detalló la recomposición de su equipo en la Casa de Nariño (sede del Ejecutivo en Bogotá), durante una comparecencia ante la prensa junto a Rivera, Pinzón y la jerarquía de las Fuerzas Militares y de Policía.

Para entonces, diversos sectores políticos y de opinión ya se hacían eco de la intempestiva salida de Rivera, un abogado de 47 años que acompañó a Santos desde la instalación de su Gobierno el 7 de agosto de 2010.

El ahora exministro es un político liberal del entorno más cercano a Uribe, quien tuvo como eje de su gestión la llamada Política de Seguridad Democrática, encaminada a la lucha antidroga y contra los grupos armados ilegales.

Así como Santos, que fue ministro de Defensa de 2006 a 2009, Rivera tomó las riendas de esta política, a la que se atribuyen los avances en seguridad que alcanzó el país durante la gestión de Uribe.

En virtud de la Seguridad Democrática, Uribe negoció el desarme de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y arreció la lucha contra las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Una lucha que dejó la muerte del segundo al mando y portavoz internacional de las FARC, "Raúl Reyes", en marzo de 2008, en un bombardeo a su base en Ecuador, y del jefe militar guerrillero, alias "Mono Jojoy", en septiembre de 2010, con Santos ya en el poder.

La caída de Víctor Julio Suárez Rojas, alias "Jorge Briceño" o "Mono Jojoy" es uno de los resultados que Rivera se reivindica en su carta de renuncia: "durante estos meses hemos asestado los golpes más contundentes de nuestra historia a la estructura narcoterrorista de las FARC".

Lo mismo al ELN y a las bandas criminales (bacrim, denominación gubernamental de los nuevos grupos paramilitares), matizó Rivera, algo que Santos le reconoció a la hora de aceptarle la renuncia.

Pero estos resultados no satisfacen a todos, especialmente a Uribe y a sus seguidores, que han multiplicado sus críticas al actual Gobierno por un aparente descenso en los índices de seguridad y un supuesto descontento en los círculos castrenses.

La designación de Pinzón "responde al clamor de los colombianos por intensificar el control en toda la seguridad nacional", declaró Roy Barreras, senador y codirector del Partido Social de la Unidad Nacional (Partido de la U), creado en 2005 para impulsar la reelección de Uribe.

También el director del Partido Liberal, Rafael Pardo, observó que la retirada de Rivera, también de base liberal, tiene lógica en medio de las "muchas inquietudes" sobre la seguridad.

Una renuncia que para el izquierdista Gustavo Petro, excandidato presidencial y actual aspirante a la Alcaldía de Bogotá, hace evidente "un distanciamiento entre la cúpula del Ejército y el Gobierno".

"Vamos a trabajar con mucha firmeza y con mucha decisión", anticipó el nuevo ministro Pinzón, también experto en relaciones internacionales, buen conocedor del sector castrense y del sector privado, particularmente del financiero.

0
comentarios
Ver comentarios