SÍGUENOS EN

Nacional

Condenan a ex jefes militares y ex ministros por represión en Bolivia

La Paz, 30 Ago (Notimex).- La Corte Suprema de Justicia de Bolivia condenó en sentencia inapelable a 15 y 10 años de prisión a cinco ex jefes militares, y dio tres años de cárcel a dos ex ministros en un juicio de responsabilidades por una represión cometida en 2003.

Las sentencias fueron dadas a conocer en una audiencia que se realizó en la sala principal de la Corte Suprema en la ciudad de Sucre, sede del Poder Judicial boliviano, informó la Agencia Boliviana de Información (ABI).

El juicio, por hechos que causaron la muerte de casi 60 personas y más de 500 heridos en disturbios que tuvieron lugar en 2003, durante el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, inició en octubre de ese año con la primera denuncia ante la Fiscalía General de la Nación.

Según la resolución, la instancia declaró a Roberto Claros Flores y a Juan Veliz Herrera como autores mediatos del delito de genocidio, bajo la modalidad de masacre sangrienta, por lo que les dictó una condena de 15 años y seis meses de cárcel a cada uno.

A José Quiroga Mendoza y Luis Alberto Aranda Granados, sentenciados por los mismos delitos, los sentenció a 11 años de prisión a cada uno, y a Gonzalo Mercado Rocabado a una pena de 10 años.

Los ex militares sentenciados formaron parte del Alto Mando Militar del ex presidente Sánchez de Lozada: Claros Flores fue comandante de las Fuerzas Armadas (FFAA); Rocabado Mercado, jefe de Estado Mayor; Veliz Herrera, comandante del Ejército; Aranda Granados, comandante de la Fuerza Naval y Quiroga Mendoza, comandante de la Fuerza Aérea.

Asimismo, la Corte también declaró a Erik Reyes Villa y Adalberto Kuajara autores mediáticos, en grado de complicidad en delito de genocidio bajo la modalidad masacre sangrienta, y los condenó a tres años de prisión.

El fallo puntualiza que los sancionados deben cumplir la sentencia en el penal de San Roque de la ciudad de Sucre, capital de Bolivia.

El 14 de octubre de 2004, el Congreso autorizó el juicio por dos tercios de votos del total de miembros y en diciembre de 2005 la Sala Penal Primera impuso medidas cautelares a los ex ministros del gobierno de Sánchez de Lozada, quien huyó a Estados Unidos.

El 18 de mayo de 2009, se instaló el juicio oral a Sánchez de Lozada y sus colaboradores acusados de genocidio, lesiones gravísimas, lesiones graves y leves, vejaciones y torturas, delitos contra la libertad de prensa, allanamiento de domicilio, entre otros.

NTX/TVA/SBR