SÍGUENOS EN

Nacional

Pide joven enferma a Migración que no deporte a su familia de EUA

Los Ángeles, 30 Ago (Notimex).- Una joven paciente de leucemia y otros males clamó a las autoridades migratorias estadunidenses que no deporten a su familia, que tiene 25 años de estar en Estados Unidos.

"Sin mis abuelos y tutores, ni mi tía, y tras recuperarme de una leucemia por el transplante de médula ósea, si los deportan de nada valió la pena", se quejó Joseline Mireya Jáuregui.

Joseline señaló que si la separan de su familia ha perdido todo interés por seguir peleando por su vida. "He dejado de comer, de tomarme mis medicinas y de sonreír", expresó.

"Si Dios me dio oportunidad de sobrevivir a la leucemia, migración no me está dando la oportunidad de tener a mi familia", se quejó la joven antes de estallar en sollozos.

La familia de la joven, que ha estado detenida en un centro de migración y en espera de su deportación, es un caso que podría calificar en el bajo perfil anunciado por autoridades migratorias.

Autoridades federales anunciaron hace unos días que revisarán más de 300 mil casos de personas que enfrentan órdenes de deportación, y en casos que podrían no ser de alta peligrosidad, podrían permanecer en el país.

Con la consigna de que "Hasta que el ICE nos separe" gran parte de la familia de nueve que son residentes de Los Ángeles se presentaron en la rueda de prensa ante el riesgo de ser fragmentada y sus vidas separarse.

Se indicó que en Julio pasado agentes de migración arrestaron en su domicilio de Los Ángeles a José Humberto e Hilda Jáuregui para ejecutar una orden de deportación.

Originarios de Perú y con 25 años de estar en este país, ambos solicitaron hace 15 años la residencia legal en este país, pero fueron engañados por abogados sin escrúpulos que afectaron su petición.

Junto con la pareja de abuelos y tutores de Joseline, -padres de seis hijos, cuatro nacidos en este país- está detenida una hija de éstos, Lili Jáuregui de 27 años.

Joseline, nacida en Estados Unidos y a quien se le diagnosticó diabetes hace seis años, es nieta de la pareja pero está en trámite de adopción, luego de que creció con ellos siendo bebé.

Joseline, a quien se le diagnosticó leucemia hace cuatro años y por el que recibió un trasplante de médula ósea, también sufre de pancreatitis, alto colesterol y recibe atención sicológica y siquiátrica por el trauma familiar.

"Le pedimos a migración que haga una excepción que libere a mi familia y que por razones humanitarias me deje estar con quienes crecí desde pequeña", señaló Joseline, quien también padece de cataratas.

En la rueda de prensa en las oficinas de la Coalición por los Derechos Humanos de Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA) su directora Angélica Salas apuntó que éste es sólo uno de cientos de miles de casos similares.

La abogada de la familia, Jessica Domínguez, expresó por su parte que éste fue un flagrante caso de mala representación legal que derivó en orden de deportación.

Abundó que, además la familia tiene un récord limpio sin antecedentes criminales y de buena moral, lo que confirma que no representan alta peligrosidad social.

NTX/JRM/RMB/