Mantiene mexicana sueño de estar en boda real pese a revés

Por Adela Mac Swiney González. Corresponsal

Madrid, 26 Abr (Notimex).- Con la determinación de poder estar en Londres y presenciar la boda de Kate Middleton y el príncipe Guillermo, la mexicana Estibaliz Georgina Chávez Guzmán mantiene su sueño en España, a donde fue deportada luego de llegar al Reino Unido.

Tendrá que dejar en Madrid el cuadro al óleo pintado por ella de los novios que contraerán nupcias el 29 de abril, su bolsa de dormir y una tienda de campaña, ya que, dijo a Notimex, fueron determinantes para impedir su permanencia en Londres.

"Sé que muchos creen que estoy loca, desvalorizan todo lo que hago, pero simplemente estoy tratando de conseguir un sueño, de estar en Londres y de estar en la boda real, un sueño que no creo que sea tan imposible", declaró.

En entrevista en la Embajada de México, donde ha recibido orientación consular, Chávez Guzmán relató a Notimex su periplo en el intento de presenciar la boda real, luego de haber permanecido 16 días en huelga de hambre ante la embajada británica en la Ciudad de México.

La mexicana, de 19 años y quien nació en Milpa Alta, fue apoyada para llegar a Londres, vía Madrid, pero en la capital británica fue deportada luego de que un oficial de migración viera el cuadro, de gran tamaño, de Kate Middleton y el príncipe Guillermo.

"Mi mamá, a quien no conocí, fue fan de Lady Diana. Mi padre me contó toda la historia, me mostró las revistas que ella coleccionaba y yo me he vuelto fan de la realeza inglesa, además de que es como un sueño de hadas estar en Inglaterra", explicó.

Indicó que al regresar a Madrid tuvo la opción de pedir un boleto de regreso a México, "y estuve a punto de hacerlo, pero finalmente no lo solicité porque no me podía rendir, ya estando aquí no puedo voltear para atrás".

"Estando ya en España no puedo dejar de hacer todo para estar en la boda", insistió.

Chávez Guzmán aseguró que desde que salió de México "todo ha estado bien -excepto que no me pude quedar en Londres-, pues he recibido ayuda de mucha gente".

De hecho, tras haber dormido la primera noche en España en el aeropuerto de Barajas, fue apoyada desinteresadamente por diversas personas, entre ellas un musulmán, para dormir las siguientes noches y espera poder intentar volver a Londres mañana o el jueves.

Respecto a la gente que la critica y que incluso le dice "la loca de la embajada", aseveró que "esa gente no comprende las razones por las cuales yo hago las cosas".

Sobre los comentarios, algunos insultantes, que ha recibido en internet, aseguró: "Yo no gastaría mi tiempo escribiéndole a otra persona qué es lo que debe hacer o cómo debe vivir".

Señaló que su padre y una prima la apoyan, pero otros miembros de la familia, incluida una tía que es como su madre, constantemente le dicen "mejor olvídalo".

"Me dijeron que en lugar de intentar llegar a Londres, me llevarían de vacaciones a Puruarán, Michoacán", expuso.

Sobre si ha tenido contacto con su padre, señaló que no, ya que "no me gusta preocuparlo".

"Ahora sólo aspiro a ver la boda real, aspiro a ver Inglaterra. Cuando el avión estaba a punto de llegar a Londres y vi desde el aire la ciudad sentí que el sueño de mi vida se haría realidad, fue terrible que me regresaran", expresó.

La mexicana subrayó que ha recibido diversas propuestas de apoyo, de medios de comunicación e individuos, pero la condición es que llegue a Londres.

"Las televisoras no se quieren jugar solas el que yo pueda ser considerada un peligro para la seguridad, cuando yo sólo quiero presenciar la boda como muchas otras personas", concluyó.

NTX/AMG/MSC/BODA11

0
comentarios
Ver comentarios