Análisis de metabolismo temprano a bebés pueden evitar discapacidades

Berlín, 27 Feb (Notimex).- Pruebas de enfermedades metabólicas realizadas a los bebés poco después de su nacimiento pueden evitar una vida con posteriores discapacidades, según un estudio realizado por el Centro de Medicina Infantil y Juvenil de la ciudad de Heidelberg.

La clínica desarrolló en 1998 un denominado "Screening", con pruebas de sangre incluidas, para neonatos que permite diagnosticar 40 enfermedades poco después del nacimiento.

El screening consiste en una estrategia aplicada sobre un sector de la población para detectar enfermedades que aún no presentan signos o síntomas.

Muchas de esas enfermedades están tan "escondidas" que no aparecen hasta el cuarto o quinto año de vida, explicó el director del centro de Heidelberg, Georg Hoffmann.

Sin un tratamiento adecuado, muchos niños podrían sufrir después discapacidades mentales, caer en coma o incluso morir. Entre 1999 y 2009 se tomaron análisis de sangre a un millón de bebés de Baden -Württemberg, Renania-Palatinado y Saarland y se determinaron enfermedades en 247 casos.

El estudio mostró que un diagnóstico temprano y un tratamiento consecuente en casi todos los pacientes puede evitar graves enfermedades y daños duraderos, dijo Hoffan. "Más de un 95 por ciento de los niños están hoy sanos y se han desarrollado bien".

A los niños se les vigilaron regularmente síntomas de posibles enfermedades, y se dio seguimiento a su crecimiento y desarrollo intelectual.

Desde 2005 en Alemania a los bebés se les hacen 12 pruebas de enfermedades metabólicas y dos hormonales.

Los expertos de Heidelberg consideran también muy importante que se hagan pruebas a los recién nacidos de la enfermedad crónica de pulmón fibrosis quística, pues en el marco de un estudio en el centro dedicado a la investigación de esa enfermedad se estableció la importancia de determinar si los bebés son susceptibles de sufrirla.

Mediante la detección temprana puede convertirse la enfermedad de "mortal a tratable", señaló Marcus Mall, director del Centro de Fibrosis Quística de Heidelberg.

Uno de cada tres mil niños sufre esa enfermedad crónica que afecta a los pulmones y el páncreas. Está determinada por un efecto genético. La esperanza de vida de quien la sufre es de un promedio de 38 años.

NTX/OB/MMMM/

0
comentarios
Ver comentarios