El Gobierno colombiano busca que el mercenario Yair Klein sea enjuiciado en Israel

Bogotá, 24 feb (EFE).- El Gobierno de Colombia estudia la posibilidad de que el mercenario israelí Yair Kelin sea enjuiciado en su país por los delitos por los que un tribunal local lo condenó en 2002 a más de diez años de prisión, dijo hoy la canciller colombiana, María Ángela Holguín.

La titular de Relaciones Exteriores indicó que la alternativa es considerada por el Ministerio de Justicia en Bogotá ante la negativa del Ejecutivo de Israel de extraditarlo para que purgue en Colombia la pena que le fue impuesta.

El Gobierno colombiano no pudo lograr que Klein le fuera entregado en extradición ni por Rusia, donde el mercenario estuvo preso tres años, hasta finales de 2010, ni por Israel, adonde regresó tras ser excarcelado en Moscú.

Holguín dijo que Israel negó la entrega de Klein con el alegato de que en su sistema judicial no existe la figura del reo ausente, condición bajo la cual el extranjero fue procesado y condenado en este país andino.

"Por lo tanto, como fue juzgado como reo ausente, pues para ellos (los israelíes), el juicio (en Colombia) fue inexistente", apuntó la canciller Holguín desde Tokio, adonde viajó en visita oficial, en una entrevista con la radio La FM, de Bogotá.

Ante esta situación, el Ministerio de Justicia mira "si existe la posibilidad de que se mande todo el acervo probatorio a Israel y en Israel se iniciara el juicio", agregó la titular colombiana de Exteriores.

"Eso lo está estudiando el Ministerio de Justicia", insistió la canciller al aclarar que, en casos como este, el papel de su dependencia no va más allá de servir de conducto para gestionar solicitudes de extradición.

Klein es un antiguo coronel de su país que tiene pendiente en Colombia una pena a diez años y ocho meses de prisión que le fue impuesta en 2002 por el Tribunal Superior de Manizales (noroeste), que lo halló responsable de los delitos de adiestramientos y prácticas de guerra a paramilitares.

Klein fue procesado y enjuiciado como reo ausente junto a sus compatriotas Melnik Ferry y Tzedaka Abraham, con quienes viajó a Colombia en 1989 contratado por capos del narcotráfico que después abrieron un período de violencia en el país.

Según las autoridades colombianas, él y sus ayudantes impartieron en el país un curso que comprendía "planificación de atentados con granadas congeladas", "atentados terroristas con carro bomba: uso de explosivo plástico C4 y pilas de reloj extraplano", "técnicas de camuflaje" y "técnicas de combate".

El mercenario también ha sido vinculado con el asesinato en 1989 del candidato presidencial Luis Carlos Galán, plan criminal del que fue asesor, según las mismas fuentes, así como con el ingreso de medio centenar de fusiles y ametralladoras para los paramilitares, y el intercambio de armas por cocaína, entre otros casos.

0
comentarios
Ver comentarios