SÍGUENOS EN

Nacional

EE.UU. denuncia el riesgo para los mencionados en los nuevos cables de WikiLeaks

Washington, 30 ago (EFE).- El Departamento de Estado de EE.UU. denunció hoy que la publicación de nuevos cables diplomáticos estadounidenses por parte de la organización WikiLeaks pone en peligro a las personas que se mencionan en los documentos.

WikiLeaks difundió en los últimos días 134.000 cables filtrados de la diplomacia estadounidense en los que, al contrario de lo que venía haciendo con divulgaciones anteriores, deja al descubierto la identidad de fuentes protegidas.

La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, no quiso comentar sobre la autenticidad de los cables pero aseguró que estas filtraciones, que vienen sucediéndose desde el pasado año, "ponen en riesgo" a las personas citadas.

"Además de dañar nuestros esfuerzos diplomáticos, se pone la seguridad de los individuos (citados) en riesgo, amenaza nuestra seguridad nacional y socava nuestros esfuerzos para trabajar con los países para resolver problemas que compartimos", dijo en su rueda de prensa diaria.

Nuland subrayó que Estados Unidos "condena enérgicamente cualquier revelación ilegal de información clasificada" y mostró la preocupación del Gobierno estadounidense "por estas revelaciones ilegales y los riesgos para esa personas".

En este sentido señaló que el Departamento de Estado está vigilando la situación y "tomando los pasos necesarios" para mitigar cualquier potencial peligro para Estados Unidos y para ayudar a aquellos que podrían estar en peligro.

Nuland no quiso dar más detalles sobre esas medidas de protección por motivos de seguridad hacia los afectados.

Desde noviembre de 2010, The New York Times y otros diarios influyentes de varios países han tenido acceso a cientos de miles de cables del Departamento de Estado filtrados por WikiLeaks.

Entre los cables divulgados el lunes por WikiLeaks en su web hay uno en el que aparece la identidad de un funcionario de Naciones Unidas en África y otro con el nombre de un activista extranjero de derechos humanos en Camboya.

El fundador de la organización, el periodista Julian Assange, permanece en arresto domiciliario en el este de Inglaterra a la espera de que un juez falle sobre su extradición a Suecia, que lo reclama por una supuesta agresión sexual y violación a dos mujeres ocurrida en agosto de 2010.

Assange teme que si es extraditado a Suecia pueda ser entregado después a EE.UU., donde podría ser procesado por delito de alta traición por las filtraciones de WikiLeaks.