Nacional

Sigue vigente la orden de capturar a esposa de Lozoya

Emilio LozoyaMoisés Pablo/Cuartoscuro

El Juzgado Primero de Distrito de Amparo en materia Penal, le negó un amparo a Marielle.

México.- Sigue vigente la orden de captura a Marielle "N", esposa del ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, relacionada con el caso de Odebrecht.

Su detención puede darse luego de que le fue rechazado un amparo, por parte del Juzgado Primero de Distrito de Amparo en materia Penal, en contra aprehenderla por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y asociación delictuosa.

De acuerdo con La Jornada, Sandra Leticia Robledo Magaña, titular del juzgado primero de amparo, dijo que el juez de control consideró pertinente librar la orden de detención porque está justificada y fue debidamente fundada y motivada por parte del Ministerio Público Federal.

Explicó que para su emisión en el sistema penal acusatorio y oral ya no es necesario ni se exige la acreditación de la existencia del cuerpo del delito y su probable responsabilidad, sino sólo es necesario establecer que se ha cometido un delito.

La juzgadora agregó que la orden de aprehensión como la combatida es una medida cautelar y provisional que tendrá vigencia desde el momento en el que se expide hasta que se localiza a la persona contra la que se emitió y se pone a disposición del juez que la dictó para la audiencia de formulación de la imputación.

¿De qué acusa la FGR a esposa de Lozoya?

Sigue vigente la orden de capturar a Marielle "N", esposa de Emilio Lozoya Austin, luego de que un juzgado le rechazó un amparo.

La solicitud de aprehenderla parte de que la Fiscalía General de la República (FGR) señala que la esposa del ex director de Pemex, así como Gilda, la hermana del funcionario peñista, prófugas de la justicia, formaron parte de la red para el lavado de dinero.

Según las pesquisas, se ordenó en agosto de 2015 la transferencia de un millón 200 mil dólares como parte del pago por la adquisición del bien inmueble ubicado en Zihuatanejo, Guerrero, el cual se adquirió por medio de un fideicomiso, por ser una propiedad localizada en el litoral mexicano, por un precio de un millón 900 mil dólares.