La ONU amplía un año el mandato del grupo de expertos sobre Somalia y Eritrea

Naciones Unidas, 29 jul (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy ampliar un año el mandato del grupo de expertos que supervisa el cumplimiento de las sanciones que se aplican a Somalia y Eritrea, y encargarle además la investigación de las actividades portuarias de la milicia integrista islámica Al Shabab.

Los quince miembros del máximo órgano internacional de seguridad acordaron por unanimidad extender el mandato doce meses a partir de hoy y ampliar las funciones del grupo, compuesto por ocho expertos, para que examinen cualquier actividad en los puertos del país africano que pudiera revertir beneficios económicos a esa milicia.

Hasta ahora el grupo de expertos sólo supervisaba el cumplimiento del embargo de armas y material militar a Somalia y Eritrea, país que es la principal fuente de apoyo a las milicias somalís, mientras que ahora también tendrá que investigar las fuentes de ingresos de ese grupo vinculado a Al Qaeda y que controla buena parte del territorio somalí.

La resolución aprobada por el Consejo de Seguridad para ello detalla que el grupo deberá examinar "todas las actividades, incluidas las de los sectores financieros y marítimos" que generen unos beneficios que la milicia utiliza para romper el embargo de armas sobre Somalia y Eritrea.

Además, pide que los expertos supervisen "todos los medios de transporte, rutas, puertos y aeropuertos que se utilicen en conexión con las violaciones de las sanciones".

El Consejo de Seguridad también solicita al grupo de expertos que elabore una lista de individuos y organizaciones que estén involucradas en actividades dentro y fuera de Eritrea relacionadas con el salto del embargo y que podrían derivar en nuevas medidas por parte del máximo órgano ejecutivo de Naciones Unidas.

La resolución se aprobó un día después de que el Grupo de Expertos difundiese un informe que reveló que el Gobierno de Eritrea planeaba un enorme ataque en la cumbre de la Unión Africana que tuvo lugar en Adís Abeba, la capital del vecino país de Etiopía.

El informe, de 400 páginas, también destaca la continuada relación de Eritrea con Al Shabab, el grupo islamista que controla algunas áreas del territorio somalí y que ha estado manteniendo allí una feroz batalla contra el Gobierno Federal Transitorio (GFT).

Aunque el Gobierno de Eritrea reconoce que mantiene relaciones con grupos armados de la oposición somalí, incluyendo Al Shabab, niega que les provea de ningún apoyo militar, armamentístico o financiero, y dice que sus conexiones están limitadas a cuestiones de naturaleza política e incluso humanitaria.

Sin embargo, las pruebas y los testimonios obtenidos por el grupo de expertos, incluyendo documentación de pagos financieros, entrevistas con testigos y datos relacionados con movimientos marítimos y de aviación, indican que el apoyo de Eritrea a los grupos de oposición somalís no se limita a las supuestas dimensiones política y humanitaria.

Además, la ampliación del mandato del grupo de expertos coincide con la devastadora crisis humanitaria que golpea el Cuerno de África y especialmente Somalia, donde se ha decretado el estado de hambruna en dos de sus regiones y donde la milicia Al Shabab dificulta el envío de ayuda humanitaria a las zonas más afectadas.

0
comentarios
Ver comentarios