Aguardan familiares pronta liberación de 17 rehenes de las FARC

Por Edelmiro Franco. Corresponsal

Bogotá, 24 Jul (Notimex).- Familiares de soldados y policías colombianos en poder de las FARC aguardan con esperanza la noticia sobre la libertad de todos los rehenes y se abra un espacio para la negociación política del conflicto.

"Vamos esperar que llegue el tres de agosto para que nos den la mejor noticia, esa es nuestra esperanza", dijo a Notimex Marleny Orjuela, vocera de los familiares de los 17 soldados y policías en poder de las FARC desde hace 12, 13 y 14 años.

La ex senadora y facilitadora de paz, Piedad Córdoba, anunció que el 3 de agosto podría tener confirmada la liberación de los rehenes en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con las que mantiene un diálogo epistolar.

Córdoba, dirigente del Partido Liberal, es la personalidad colombiana a quien el grupo guerrillero le tiene más confianza para tratar los temas de liberación de secuestrados.

"Siempre hemos estado convencidas de estas liberaciones que ella (Córdoba) ha venido logrando a través del diálogo epistolar con la guerrilla de las FARC", apuntó Orjuela.

Los familiares de los rehenes de las FARC están convencidos que una vez el grupo guerrillero deje en libertad a los rehenes, se abrirá un espacio para conseguir la paz en Colombia.

"Hoy tenemos la exigencia de libertad por 17 policías y militares que llevan 12, 13 y 14 años, pudriéndose en las selvas de Colombia", dijo.

Añadió que hay informes de que uno de ellos se voló del cautiverio en 2001 y las FARC dijeron que los tigres se lo habían comido, pero "sabemos que seguramente lo mataron", señaló.

El soldado que las FARC han sostenido que fue devorado por los tigres en las selvas del sur de Colombia es Edgar Murcia, cuyo cuerpo es reclamado por sus familiares.

Otro de los secuestrados de quien el grupo guerrillero no da ninguna información es el intendente de la Policía Nacional, Luis Hernando Peña Bonilla, secuestrado en 1998 durante la toma rebelde a la población de Mitú, en el suroriente de Colombia.

La versión que tiene Orjuela es que el intendente Peña Bonilla fue sacado del campo de concentración de las FARC y nunca más regresó al lugar donde estaban sus otros compañeros.

Los familiares de los secuestrados guardan la esperanza que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC se sienten a dialogar por la paz de Colombia.

"Creemos en la palabra del presidente Santos, que ha dicho que cuando sean liberados los secuestrados habrá la posibilidad de diálogo de paz con las FARC", dijo la dirigente.

NTX/EF/OS/RCJ/

0
comentarios
Ver comentarios