Pone en riesgo milicia islamista el alto al fuego en Gaza

Jerusalén, 30 Oct (Notimex).- La milicia Yihad Islámica, de las más radicales de Gaza, ha puesto en aprietos el alto al fuego en la región después del lanzamiento de más de cuarenta cohetes contra Israel este fin de semana, que dejó diez muertos en ambos lados.

La violencia, que se inició el sábado, parece haberse frenado este domingo gracias a los esfuerzos de mediación de Egipto, que después del canje de prisioneros hace dos semanas entre Israel y Hamás, reafianza su papel mediador en la región.

Fuentes yihadistas en en la Franja de Gaza señalaron que aunque aceptan el alto al fuego "solicitado por el enemigo" sus hombres "se reservan el derecho de responder a cualquier ataque".

Esta mañana una decena de misiles impactaron en el territorio de Israel, donde se han suspendido las clases en un radio de más de 40 kilómetros alrededor de la franja por el miedo a nuevos cohetes como los que ayer mataron a un israelí de 59 años de edad.

Un portavoz militar declaró a Notimex que "más de quinientas mil personas están amenazadas por los cohetes de los grupos terroristas en Gaza" y manifestó que para Israel "no hay más responsable que el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás)".

Las perspectivas de que el alto al fuego mediado por Egipto perdure dependen de que Israel se abstenga de disparar contra Gaza y de que Hamás ejerza toda su influencia sobre la Yihad para que haga lo propio.

"Hamás no está nada contenta con esta espiral. Sus dirigentes no tienen ningún interés en renovar la violencia antes de que concluya la liberación de otros 550 prisioneros", asegura el comentarista Roni Shaked sobre la segunda parte del canje del soldado Guilad Shalit.

Los ataques comenzaron el miércoles con el lanzamiento de un cohete Grad desde Gaza contra la ciudad de Ashdod, la más grande de la zona, y la respuesta israelí la siguiente madrugada contra varios objetivos en la franja.

El sábado fue Israel la que tomó la iniciativa y bombardeó una instalación de entrenamiento de la Yihad en la que mató a cinco milicianos, entre ellos el jefe de su aparato de ingeniería, el jeque Jalil.

La inmediata respuesta de sus hombres fueron unos treinta cohetes de distintos tipos que cayeron en ciudades como Ashkelón, a nueve kilómetros de Gaza, Ashdod, a veinticinco, Gan Yavne, a treinta y cinco y Beer Sheva, a casi cuarenta.

La Yihad publicó un vídeo en el que se ve el disparo de cohetes desde una batería montada en un vehículo de transporte, lo que para el ejército israelí supone un nuevo reto pues hasta ahora los cohetes eran disparados de uno en uno.

La prensa israelí se quejaba este domingo del fracaso del sistema Kipat Barzel (Iron Dome), que la víspera no pudo derribar más que algunos cohetes lanzados contra Beer Sheba, pero no los de Ashkelón ni Ashdod.

El israelí, de 59 años de edad y de Ashdod, resultó herido de gravedad por uno de los cohetes, y falleció en la mesa de operaciones.

Las represalias israelíes provocaron en Gaza otros cuatro muertos, y hacen temer que de no frenarse a tiempo pueda derivar en una nueva operación militar.

"Para mantener su supremacía, Hamás deberá frenar a la Yihad. El resultado será un pacto no escrito entre Israel y Hamás para luchar conjuntamente contra las milicias que disparan cohetes", dice Shaked.

La última vez que Gaza y el sur de Israel vivieron combates armados fue a finales de agosto y principios de septiembre, en un enfrentamiento también centrado en los Comités de Resistencia Popular, otro grupo de la franja.

NTX/JP/GBM/

0
comentarios
Ver comentarios