Investigarán toma de huellas dactilares a inmigrantes

Una legisladora de California pidió el jueves que se investigue si los empleados del Departamento de Seguridad Nacional le mintieron al público, a los gobiernos locales y al

WASHINGTON (AP) — Comunidades Seguras es un programa que identifica a los inmigrantes que podrían ser deportados debido a su estado de migratorio o a haber cometido un crimen.

La representante demócrata Zoe Lofgren pidió al inspector general del Departamento de Seguridad Nacional y a la Oficina de Responsabilidad Profesional revisar las declaraciones hechas por los empleados del departamento, incluido el personal de Inmigración y Control de Aduanas.

"Creo que algunas de estas declaraciones falsas y engañosas pueden haber sido intencionales, mientras otras se hicieron de manera imprudente, a sabiendas de que eran ambiguas y posiblemente crearían confusión", dijo Lofgren.

John Morton, director del servicio de Inmigración y Control de Aduanas, se disculpó y dijo que su agencia es responsable de la "confusión y declaraciones inconsistentes" en una carta enviada a Lofgren el jueves.

Morton dijo que su agencia ha realizado algunos cambios como consecuencia, incluyendo el despido de un contratista que fue el "autor de varios correos electrónicos inapropiados".

Añadió que la ley federal requiere el intercambio de información entre las agencias federales específicamente para el control de la inmigración y los gobiernos estatales y locales no pueden prohibir ese intercambio.

Lofgren argumenta sus acusaciones en miles de correos electrónicos y otros documentos que la agencia divulgó este año en respuesta a una demanda presentada por abogados de inmigración. Comunidades Seguras invitaba a las ciudades a incorporar la información, que incluía huellas dactilares de sospechosos locales, a la base federal de datos sobre inmigración, pero The Associated Press reportó en febrero que no se permitía a las ciudades negarse a participar, pese a que funcionarios federales afirmaban lo contrario.

Algunas comunidades se han resistido o negado a participar, pues dicen que compartir las huellas dactilares hace más difícil cumplir con su trabajo. Los inmigrantes, temerosos de ser entregados a Inmigración y Control de Aduanas, son reacios a denunciar crímenes o ayudar a solucionarlos, han dicho algunos agentes.

0
comentarios
Ver comentarios