Más de una decena de presos intentaron sin éxito fugarse de una cárcel chilena

Santiago de Chile, 25 abr (EFE).- Más de una decena de reos intentaron fugarse de la cárcel de Curicó, en el centro-sur de Chile, pero los guardias (gendarmes) lograron abortar el conato de motín, confirmaron hoy a Efe fuentes de Gendarmería.

En los desórdenes, ocurridos el pasado sábado, pero que sólo se conocieron hasta hoy, participaron entre 11 y 20 reclusos de la prisión de Curicó, a unos 200 kilómetros al sur de Santiago, que actualmente acoge a 665 internos, según indicaron las mismas fuentes.

La Radio Bío Bío informó de que los vigilantes se percataron de los planes de los reos al descubrir barrotes cortados en algunas celdas del penal, además de teléfonos celulares que habían sido lanzados desde el exterior hasta el patio del recinto.

El director de Gendarmería en la región del Maule, Charles Villarroel, explicó que al requisar los teléfonos los internos lanzaron elementos contundentes contra los guardias y estos procedieron a allanar sus celdas, donde hallaron estoques y botellas de alcohol.

Villarroel informó además de que 12 de los reos se encuentran en celdas de castigo a la espera de ser trasladados a otras cárceles del país.

Las prisiones chilenas están en la mira por sus graves problemas de hacinamiento, que quedaron de manifiesto con el incendio que en diciembre causó la muerte a 81 internos de la cárcel santiaguina de San Miguel.

Según el Gobierno, las cárceles albergan a 54.000 presos, a pesar de que sólo tienen capacidad para 35.000 reclusos.

Con el fin de descongestionar los penales, el presidente Sebastián Piñera anunció recientemente la construcción de cuatro recintos y la ampliación de otros cinco, así como la concesión de beneficios carcelarios que podrían otorgarse a unos 10.000 reclusos no peligrosos, enfermos o de buena conducta.

0
comentarios
Ver comentarios