Gran Bretaña intensifica seguridad para boda real

La bienvenida a la boda real será poco cálida y seguramente distinta de lo que algunos invitados se imaginan: les pedirán identificaciones y pasarán por varios

LONDRES (AP) — Pero no hay que olvidar que la boda entre el príncipe Guillermo y Kate Middleton que se celebrará el viernes en esa catedral es totalmente fuera de lo común.

Gran Bretaña no ha tenido una boda real de esta magnitud desde que el príncipe Carlos se casó con Diana Spencer en 1981, y de hecho para esa boda hubo 200 policías más trabajando, pues el desfile fue más largo y asistieron 3.500 invitados. A esa boda llegaron, al igual que en la próxima, integrantes de la realeza de otros países y jefes de estado.

La boda de Guillermo tendrá mucho de esa pompa y formalidad con sus 1.900 invitados. Pero es una pesadilla de seguridad para los 5.000 policías que estarán encargados de vigilarla y permanecerán atentos de posibles terroristas irlandeses, extremistas musulmanes, antimonarquistas, manifestantes y buscapleitos ordinarios que podrían tratar de manchar el espectáculo real.

Hasta ahora no ha habido una amenaza terrorista, pero en Internet se habla mucho del asunto, dijo el miércoles Christine Jones, comandante de la policía metropolitana Scotland Yard.

"Nuestra operación se ha planeado meticulosamente y hemos considerado y previsto acciones ante una gran cantidad de contingencias", agregó Jones.

Una multitud expectante con banderas británicas se reunió cerca de la Abadía de Westminster la tarde del miércoles para ver la llegada de una caravana de autos a la catedral. Segundos después llegó la futura pareja real para un último ensayo de la boda. Los padres de Middleton y el príncipe Enrique (quién será el padrino del novio), también asistieron, informó el Palacio de Saint James.

El viernes habrá una gran cantidad de policías vigilando la zona: agentes en motocicletas, escoltas especiales, policías con perros amaestrados, policías especializados en búsqueda, policía montada, policías especializados en protección y unidades con armas de fuego, ya que en general la policía británica no porta armas.

La madrugada del miércoles los helicópteros de la policía resonaron sobre Londres durante un ensayo con personal del ejército, la armada y la fuerza aérea. Los efectivos estaban uniformados y en posición sobre la ruta del recorrido. El ensayo comenzó a las 5:00 a.m. (hora local) y sus participantes coordinaron sus acciones para su servicio del viernes mientras que la Guardia Montada de la Casa Real escoltó a un carruaje.

Se espera que haya miles de personas en la ruta del desfile el viernes, que tendrá un recorrido zigzagueante de menos de 1,6 kilómetros (una milla) de la Abadía de Westminster, cercana al Big Ben y los edificios del Parlamento, al Palacio de Buckingham, donde los recién casados se presentarán en un balcón para uno de los besos más esperados en décadas.

Gran Bretaña ha tenido varios ataques terroristas graves desde el 11 de septiembre de 2001. El peor ocurrió en 2005, cuando un grupo de terroristas nacionales mató a 52 personas en el transporte público durante la hora pico. Se trató del primer atentado cometido por un atacante suicida en Europa. En 2006, varios terroristas en el país intentaron derribar aviones transatlánticos utilizando explosivos líquidos y al año siguiente se impidieron dos atentados terroristas mayores fuera de un club nocturno de Londres y en un aeropuerto en Escocia.

Muchos musulmanes han expresado su molestia por la participación de Gran Bretaña en la guerra de Irak y por el hecho de que el hermano menor de Guillermo, el príncipe Enrique, prestó servicio en Afganistán.

En medio de todo esto los invitados a la boda, reyes, reinas, celebridades, integrantes de ONGs, pilotos de la Real Fuerza Aérea británica, familiares, e integrantes de la realeza, tendrán que mostrar sus identificaciones y pasar por una revisión de seguridad antes de entrar a la abadía. Algunos de los invitados han tenido incluso una revisión de antecedentes.

"Tendrán que pasar por una revisión importante", dijo Jones, quien rechazó revelar otros detalles.

La policía también indicó que la seguridad en torno a la red del tren subterráneo de Londres se intensificará, mientras que la vigilancia en el Heathrow, el aeropuerto más ajetreado de Europa se mantendrá en un nivel normal.

En octubre, el Departamento de Estado estadounidense aconsejó a sus ciudadanos ser cuidadosos entre los reportes de que había terroristas que planeaban realizar en Europa un ataque similar al ocurrido en Mumbai en 2008, por el que murieron 160 personas. En ese ataque un grupo de terroristas disparó contra civiles en sitios concurridos.

Pero un funcionario del Departamento de Estado dijo que la advertencia se terminará el sábado, el día después de la boda.

"No pensamos renovarla", dijo el funcionario quien sugirió que una amenaza por un ataque como el de Mumbai había dejado de considerarse latente o posible. El funcionario habló bajo condición de permanecer en anonimato pues no estaba autorizado para hacer declaraciones a los medios.

0
comentarios
Ver comentarios