Indemnizan con 100 mil dólares a familias que recibieron bebés erróneas

Durante un proceso de divorcio, un hombre se negó a mantener a su hija Irina, que tiene cabello oscuro, ojos oscuros y piel canela, porque no se parecía a él. Un examen de ADN reveló que ni él ni la madre, Yuliya

Moscú.- Un tribunal otorgó el lunes 100 mil dólares a cada una de dos familias rusas en compensación por una maternidad que accidentalmente intercambió a sus hijas al nacer.

 

Las familias dijeron que podrían usar el dinero para alojar a las dos niñas, hoy de 12 años, cerca una de la otra.

 

La saga cautivó a Rusia desde que las familias se enteraron del cambio hace varios meses.

 

Durante un proceso de divorcio, un hombre se negó a mantener a su hija Irina, que tiene cabello oscuro, ojos oscuros y piel canela, porque no se parecía a él. Un examen de ADN reveló que ni él ni la madre, Yuliya Belyaeva, eran sus padres biológicos.

 

Una investigación oficial rastreó al padre de Irina, Naimat Iskanderov, quien había criado a la hija de Belyaeva, Anna, en una ciudad vecina.

 

Belyaeva dijo que sigue conmovida por la noticia. "Es muy desagradable revivir esas evocaciones", dijo a The Associated Press. "Todavía no atinamos a comprender qué sucedió".

 

Anna, de piel clara, se parece mucho a su madre biológica Belyaeva, mientras que Irina se parece a su padre Iskanderov, un tayik nacido en el ex estado soviético de Tayikistán en el Asia Central.

 

En un video se vio a Belyaeva acariciando a Anna, mientras Irina, a quien crió, estaba seria con la mirada baja.

 

"Siente celos", comentó Belyaeva por la televisión.

 

Belyaeva se casó nuevamente después de separarse de su marido y dio a luz a otros dos hijos. Iskanderov se separó de su esposa cuando Anna tenía cinco años pero volvió a casarse, según el diario Komsomolskaya Pravda.

 

Belyaeva dijo que el fallo no remedia la situación.

 

"El dinero no puede aliviar el dolor", dijo la mujer. "Todo el dinero del mundo no vale la mirada de un niño a su madre".

 

La televisión rusa dijo que las niñas no quieren dejar a los padres que los criaron, de modo que las familias estaban pensando usar el dinero de la indemnización, que es mucho para Rusia, para vivir cerca o incluso compartir un hogar.

0
comentarios
Ver comentarios