Inicia una huelga de hambre indefinida el preso más antiguo de España

Huelva (España), 25 abr (EFE).- Miguel Montes Neiro, considerado el preso común más antiguo de España al sumar desde 1976 una veintena de condenas, comenzó hoy una huelga de hambre indefinida en la cárcel de Huelva (sur del país), donde está internado, al no haber prosperado las gestiones para su puesta en libertad.

Su letrado, Félix Ángel Martín, indicó a Efe que su cliente ya había advertido de que adoptaría esta medida si no salía de la cárcel al cumplir los 61 años, lo que ocurrió el sábado pasado.

Asimismo, apuntó que Montes le ha manifestado en varias ocasiones que "o lo dejan en libertad o lo sacan muerto" de la cárcel.

Montes Neiro "no entiende después de todos los años de pena cumplidos cómo no lo dejan libre", explicó Martín.

El abogado advirtió de lo extremo y "peligroso" de esta decisión pues Montes "no está bien de salud" y ha sufrido en los últimos años varias intervenciones quirúrgicas que se suman a su precario estado de salud -padece hepatitis C y tuberculosis-.

Montes no saldrá de la cárcel hasta 2021, aunque debería haber sido puesto en libertad en 1994, según su abogado.

Martín explicó que ya tramitó la petición de indulto para Montes, después de que el Tribunal Supremo estimara recientemente el recurso del preso y anulara el auto de la Audiencia de Granada (que denegó que fueran acumuladas sus condenas) para que dicte otro más claro y así poder decidir sobre su excarcelación.

La Audiencia Provincial de Granada (sur de España) señaló que la refundición de condenas sólo podría tenerse en cuenta para aquellos delitos que pudieran incluirse en un mismo proceso.

El Supremo concluyó que para poder resolver este recurso se hace necesario que en el auto recurrido consten con la debida claridad la solicitud de refundición que se insta.

Montes entró en prisión en 1976 por deserción del Ejército (aunque él siempre negó ese extremo) y después fue encadenando sucesivas condenas por delitos comunes y por cinco fugas de los penales en los que estaba confinado.

Las únicas temporadas en las que Montes estuvo fuera de la cárcel desde ese año 1976 fueron aquellas en las que se encontraba fugado y sobre él pesaban órdenes de busca y captura.

El preso, que tiene dos hijas de 13 y 15 años, intentó suicidarse en varias ocasiones.

La última de las penas le fue impuesta a Montes el pasado enero por el juzgado de lo Penal número 4 de Granada, que le condenó a seis meses de cárcel por fugarse al aprovechar un permiso que se le otorgó para asistir al velatorio de su madre. EFE

lra/jrr/jas/sm/sm

0
comentarios
Ver comentarios