La familia Prats se declara "impactada" por la muerte del asesino de su padre

Santiago de Chile, 29 abr (EFE).- Cecilia Prats, hija del asesinado exjefe del Ejército chileno Carlos Prats, declaró hoy que la familia está impactada por la muerte en Argentina del exagente secreto Enrique Arancibia Clavel, condenado por el crimen de su padre.

"Fue muy impactante, así que no voy a hacer declaraciones. Es una decisión de la familia", declaró Cecilia Prats a la radio Bío Bío.

En tanto, el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, aseguró que este crimen "conmueve" al Gobierno.

"El señor Arancibia Clavel fue condenado por participar en un crimen estremecedor y doloroso para el país, pero naturalmente el asesinato del que fue víctima en Argentina nos conmueve por ser un crimen de esa naturaleza", señaló el ministro.

Hinzpeter anunció además que el Gobierno solicitó a la Embajada de Chile en Argentina que recabe información sobre este caso.

A su vez, en unas breves declaraciones a la edición electrónica del diario El Mercurio, una de las hermanas del fallecido, María Antonieta Arancibia Clavel, dijo entre sollozos que la familia del exespía está "consternada".

El exagente secreto del régimen de Augusto Pinochet (1973-1990), que permanecía en libertad condicional desde julio de 2007, fue hallado hoy sin vida con varias puñaladas en un apartamento del centro de Buenos Aires.

"Lo lamentable es que Arancibia Clavel haya muerto libre", dijo a Efe la vicepresidenta de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Mireya García.

"Él debiera estar con vida, en la cárcel, cumpliendo condena por el crimen del general Carlos Prats y siendo juzgado por las desapariciones del Plan Cóndor", apostilló la representante de las víctimas.

García lamentó además que "un individuo que supo tanto, que tuvo tanta participación en la política represiva del Cono Sur, ya no esté y por tanto se pierda un testimonio" que podría ayudar a esclarecer otros crímenes.

Arancibia Clavel, detenido desde 1996, fue condenado cuatro años después a reclusión perpetua por el doble crimen en Buenos Aires del general Carlos Prats, que fue jefe del Ejército en el Gobierno de Salvador Allende, y su esposa, Sofía Cuthbert, ocurrido en 1974.

En 2004 fue condenado también a 12 años de prisión por el secuestro y las torturas en 1977 de sus compatriotas Laura Elgueta Díaz y Sonia Díaz Ureta, de 18 y 21 años, respectivamente.

El exagente de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA), la policía secreta de Pinochet, recuperó su libertad en 2007 gracias al cómputo que un tribunal argentino hizo sobre el tiempo que permaneció en prisión sin que se le dictara una sentencia.

Mediante esta cláusula, que ha sido derogada y que era conocida como "dos por uno", una vez cumplidos los dos primeros años de prisión preventiva, es decir, a partir de 1998, cada día que Arancibia permaneció detenido sin condena firme se computó como doble.

Tanto el crimen del matrimonio Prats como el secuestro de las mujeres chilenas fueron cometidos en el marco del Plan Cóndor, el operativo conjunto de represión de las dictaduras militares del Cono Sur contra militantes de izquierda en las décadas de los años 70 y 80.

0
comentarios
Ver comentarios