Fiscal de EE.UU. dice que él hubiera "modificado" operación Rápido y Furioso

Washington, 28 feb (EFE).- El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, aseguró hoy ante el Congreso que él hubiera "modificado" la fallida operación "Rápido y Furioso", por la que una agencia federal entregó en una operación encubierta armas a grupos de narcotraficantes mexicanos en 2009.

"Sin duda hubiera modificado el programa", dijo Holder en respuesta a una pregunta formulada por el representante republicano Kevin Yoder, quien le preguntó si habría eliminado la operación antes de empezar si alguien le hubiera informado de la táctica a ejecutar.

En una audiencia en el Subcomité de Asignaciones del Congreso, Holder aseguró que entendía el fin de la operación, pero no la manera en la que fue ejecutada.

"Fue en su ejecución, en su concepción, fue fundamentalmente defectuoso. Pero entiendo lo que estaban tratando de hacer, sólo que se hizo muy, muy mal", subrayó.

"Quiero decir, lo que permitió que las armas se distribuyesen es simplemente un procedimiento que no tiene sentido. Es una mala aplicación de la ley. Y creo que es el quid del problema respecto a Rápido y Furioso", aclaró el fiscal general.

"Por otro lado, para detener el flujo de armas que van de Estados Unidos a México tenemos que ser agresivos, tenemos que ser creativos y tenemos que ayudar a nuestros homólogos mexicanos en la medida en que podamos", añadió Holder.

Yoder es uno de los 90 legisladores de la Cámara que han respaldado una resolución que expresa su falta de confianza en Holder para dirigir el Departamento de Justicia por su participación en la operación.

Los investigadores del Congreso han solicitado la documentación sobre el caso al Gobierno estadounidense, aunque Holder explicó que el Departamento de Justicia entregará solamente aquellos documentos que no violen el llamado "privilegio ejecutivo", que permite mantener reservadas deliberaciones internas de las agencias federales.

El presidente del Comité, el republicano Darrell Issa, reiteró que acusará de "desacato" a Holder si éste no entrega los documentos solicitados y lo presionó para que demuestre que operaciones como "Rápido y Furioso" no volverán a ocurrir jamás.

En la operación, la Agencia para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF), que la coordinó, perdió el rastro a unas 2.000 armas, muchas de las cuales han sido usadas en más de un centenar de crímenes en México y dos fueron halladas en la escena del asesinato del agente fronterizo estadounidense Brian Terry en diciembre de 2010. EFE

rg/mv/dmt

0
comentarios
Ver comentarios