El hondureño acusado de crímenes de guerra será expulsado de Canadá el sábado

Toronto (Canadá), 25 jul (EFE).- El ciudadano hondureño Cristóbal González Ramírez, acusado por Canadá de ser un criminal de guerra, será expulsado del país el sábado 30 de julio según señalaron hoy las autoridades canadienses durante una vista de su caso.

Durante la vista, que tenía como objeto determinar si González Ramírez era puesto en libertad hasta el momento de su expulsión del país, el ciudadano hondureño declaró que nunca ha sido un criminal y que teme que las maras le maten tan pronto como llegue a Honduras.

Al final de la vista, el presidente del tribunal de la Comisión de la Inmigración y Refugio de Canadá, Marc Tessler, decidió mantener en detención a González Ramírez ante el riesgo de que intente huir nuevamente para evitar la orden de expulsión.

González Ramírez fue detenido el pasado viernes en la ciudad canadiense de Edmonton un día después de que Ottawa incluyera su nombre en un listado de 30 supuestos criminales de guerra que viven de forma ilegal en el país.

En su comparecencia ante el tribunal, que se realizó por vía telefónica y a la que tuvo acceso Efe, González Ramírez dijo: "Mi pregunta es por qué me han tomado por un criminal cuando nunca lo he sido".

González Ramírez afirmó que mientras que en los periódicos de Honduras se le presenta como "uno de los mejores jugadores de fútbol, aquí salgo como criminal, algo que es injusto".

"Esto no es bueno ni para mi ni para mi familia. Una vez que llegue a mi país, lo que están deseando es que las maras me quiten la vida por este caso internacional. Es injusto lo que están haciendo, con mi persona y con mi familia", añadió.

El ministro de Inmigración de Canadá, Jason Kenney, afirmó tras su detención que Ottawa cree que González Ramírez formó parte de "una unidad especial del ejército hondureño que estaba involucrada en crímenes" aunque no detalló los supuestos delitos.

Durante la vista, la representante de la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá (CBSA por sus siglas en inglés) relató cómo González Ramírez llegó a Canadá en 2006 y tras su detención en octubre de ese año en Vancouver, una de las ciudades canadienses donde viven más hondureños, solicitó refugio.

El mismo día que solicitó refugio fue puesto en libertad bajo la condición de que se presentara semanalmente ante las autoridades.

En agosto de 2008, González Ramírez, que en Canadá tiene una compañera sentimental y un hijo, se mudó a Edmonton y en enero de 2009 se le comunicó que su petición de refugio había sido rechazada porque se sospechaba que había participado en crímenes de guerra o contra la humanidad en Honduras.

Finalmente, en marzo de este año se le comunicó que sería expulsado del país el 30 de marzo, pero González Ramírez se dio a la fuga hasta su detención el pasado viernes.

El ciudadano hondureño justificó su huida porque tiene un hijo en Canadá.

"He creído en Dios toda mi vida. Estuve de pastor casi 10 años en la iglesia. He creído y creo en Dios que es justo. Eso es todo lo que tengo que decir", declaró.

0
comentarios
Ver comentarios