Bélgica podrá tener acuerdo para formar gobierno después de verano

Bruselas, 27 Jul (Notimex).– Tras más de un año sin gobierno, Bélgica aguarda el final de las vacaciones de agosto para confirmar si el recién acuerdo de ocho partidos francófonos y flamencos dará paso a una coalición que ponga fin a la más larga crisis política del mundo moderno.

El primer paso para sacar al país del callejón sin salida se dio el 22 de julio, cuando el partido cristiano democrático flamenco (CD&V) - del primer ministro dimisionario, Yves Leterme, y del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy - decidió cambiar de lado.

Tras un llamado al orden lanzado la víspera por el rey Alberto II, la formación aflojó los lazos con los separatistas flamencos del N-VA, vencedor de las elecciones del 16 de junio de 2010, y se adhirió a la enésima propuesta presentada por el mediador real, el socialista francófono Elio Di Rupo.

"Esto es un avance histórico. Por primera vez hay un acuerdo para iniciar las negociaciones, y por primera vez el CD&V acepta participar sin la N-VA", señaló la presidente del partido centrista francófono (CDH), Joëlle Milquet.

El movimiento podrá permitir pronto la formación de una coalición de ocho partidos que tendría una mayoría de dos tercios en el Parlamento, lo suficiente para aprobar las reformas institucionales de las que Bélgica necesita.

No obstante, diversos analistas han llamado la atención sobre la fragilidad del acuerdo y la posibilidad de que el CD&V vuelva a cambiar de idea de aquí hasta el final de las vacaciones, instigado por el líder del N-Va, Bart De Wever.

"Ningún pedido presentado por el CD&V fue escuchado. Los flamencos deberán ahora esperar una nueva avalancha de impuestos que va a tocar a las clases medias y a las empresas", señaló el líder separatista en sus comparecencias ante la prensa.

"El equilibrio es frágil, pero se ha dado un paso en la buena dirección", dijo, por su parte, el presidente de los liberales francófonos (MR), Charles Michel, tratando de mantener el optimismo.

En su agenda pos-veraniega, los ocho partidos implicados en las negociaciones volverán a encontrar los temas espinosos que marcan la histórica disputa entre flamencos y francófonos.

Entre ellos se destacan el futuro del único distrito bilingüe del país, Bruxelles-Hal-Vilvorde, situado en territorio flamenco, donde los habitantes francófonos disfrutan de algunas facilidades linguísticas y electorales.

También se incluyen las exigencias de los flamencos por más autonomía regional en materia de recaudación, trabajo y salud.

Un nuevo fracaso en las negociaciones podrán obligar el rey Alberto II a convocar nuevas elecciones, un escenario que toda la clase política belga prefiere evitar.

Bélgica superó el pasado 30 de marzo el récord mundial de país sin gobierno, que ostentaba hasta ese momento Irak al haber llevado 249 días para formar un gabinete.

NTX/MCB/MMMM/

0
comentarios
Ver comentarios