Fujimoristas pusieron a prueba el "temple militar" de Humala

Por José Luis Castillejos. Corresponsal

Lima, 28 Jul (Notimex).- Legisladores afines al ex mandatario peruano Alberto Fujimori pusieron hoy a prueba el "temple militar" del nuevo presidente Ollanta Humala, a quien le gritaron "¡fuera!" cuando juró ante el Pleno del Congreso para asumir el cargo.

"No vengo en son de guerra, sino en son de paz, sin venganzas y sin rencor. He sido acusado de todo, he perdonado todo", dijo poco después Humala, quien no cayó en la provocación y desaires de sus detractores presentes en la magna ceremonia.

Sin perder la tranquilidad pese a los gritos de los fujimoristas, Humala conminó "a quienes persisten en el encono (a) que bajen sus espadas y lanzas y a los que exigen demandas salariales, que lo hagan de manera gradual".

"Es un presidente de facto", denunció la congresista Luz Salgado, al criticar a Humala por tomar juramento ante la Constitución de 1979, que a su juicio "está derogada".

Señaló que el nuevo gobernante no juramentó con la ley vigente y reclamó que el titular del Congreso, Daniel Abugattas, y el Tribunal Constitucional y la Corte Suprema se pronuncien frente a esta juramentación, que calificó de "falsa".

Fiel al tono conciliador que marcó su pasada campaña electoral, Humala le pidió a sus partidarios "consecuencia, lealtad, sacrificio y honradez" y a la oposición la llamó "a la responsabilidad y que respeten el mandato de las urnas, su mandato y el nuestro".

"Soy un soldado de la democracia. (Estamos) firmes y felices por la unión", enfatizó el flamante jefe de Estado, quien causó críticas entre sus rivales políticos al juramentar, de manera simbólica, con la Constitución de 1979, ya que está vigente la de 1993.

Los gritos de "Ollanta dignidad" y "No a la corrupción", de los seguidores de Humala, intentaron acallar las protestas de los fujimoristas, entre ellos la legisladora Martha Chávez, quien dio la espalda al gobernante cuando éste daba su discurso.

El día comenzó bastante agitado. El saliente mandatario peruano Alan García se resistió ir al Congreso y se quitó la banda presidencial que tenía cruzada al pecho frente a lo que fuera su escolta, los Húsares de Junín.

Serio, García bajó los tres últimos escalones del palacio de gobierno. A sus espaldas todo su gabinete lo seguía con la mirada y en los canales televisivos se especulaba de la posibilidad de que fuera al Congreso a entregar la banda.

Pero García tenía otra cosa en mente: avanzó unos cinco pasos, se plantó frente a la bandera peruana y volteó a la izquierda, donde un miembro del Estado Mayor lo aguardaba, se quitó la banda y el prendedor de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.

Luego, lentamente caminó hacia un vehículo que lo esperaba, el cual se perdió raudamente entre la multitud, mientras García comenzaba a enfrentarse a su nueva realidad: la de ser ex presidente de la República con posibilidades de ser investigado por corrupción.

En otro extremo de la ciudad, Humala recibió el día soleado en esta época invernal que normalmente es gris durante cinco meses del año y se trasladó hacia la Torre Tagle, sede de la cancillería peruana, donde esperaría el llamado del Congreso.

El ex militar lució un traje y corbata azul y su esposa, Nadine Heredia, un vestido rosado, con holán en forma de "U" y un moño en el frente. Él levantó la mano derecha, ella la izquierda, como si estuviera en una pasarela de modas.

Después se separaron, por protocolo, y fueron en automóviles fuertemente escoltados hacia el Congreso donde sus tres hijos, las niñas Illariy y Nayra, y el menor Samín, eran resguardados desde el balcón del Congreso por una "nana".

Humala luego se fundió en un fuerte abrazo con el presidente de Chile, Sebastián Piñera; le dijo algo al gobernante de Bolivia, Evo Morales, sonrió al jefe de Estado de Ecuador, Rafael Correa, y subió con aplomo a la mesa de la Presidencia del Congreso.

Tras su discurso de exactamente una hora, Humala se dio un baño de popularidad al recorrer las calles del centro de Lima, mientras las banderas de los países de la región le daban la bienvenida al nuevo inquilino del palacio de gobierno.

NTX/JLC/JAH/RMB/

0
comentarios
Ver comentarios