Piden Italia y Francia poner fin a la represión en Siria

Roma, 26 Abr (Notimex).- El primer ministro italiano Silvio Berlusconi y el presidente francés Nicolás Sarkozy urgieron hoy aquí a poner fin a la represión en Siria y acordaron reformar el Tratado de Schengen, que permite la libre circulación de personas en la Unión Europea (UE).

Berlusconi y Sarkozy encabezaron en Roma una cumbre bilateral, calificada por el primer ministro italiano como "muy positiva" y en la que hubo "una fuerte convergencia".

En una rueda de prensa conjunta, ambos hicieron un "fuerte llamado" para que las autoridades de Damasco "detengan la represión violenta contra manifestantes pacíficos".

Pero Sarkozy precisó que por el momento no se contempla una intervención internacional en Siria, pues no existe ninguna resolución de Naciones Unidas (ONU) que la autorice.

Asimismo, descartó que Francia vaya a enviar tropas de tierra a Libia. "Tenemos una regla, que es la de la resolución de la ONU, que no prevé esta opción", afirmó.

Por su parte, Berlusconi justificó la decisión italiana, anunciada la víspera, que prevé la participación en bombardeos contra el régimen libio.

"Hemos visto que no nos podíamos sustraer (a los bombardeos), porque era necesaria nuestra intervención", dijo.

Aseguró haber hablado telefónicamente con el presidente del Consejo de Transición libio, Mustafá Abdel Jalil, quien "agradeció nuestra decisión de aumentar nuestro compromiso".

Pero Berlusconi precisó que la mayor participación italiana en operaciones militares no significa "bombardeos indiscriminados", sino "intervenciones precisas contra objetivos en lo individual, no contra centros de civiles".

"Aceptamos intervenir contra objetivos militares precisos excluyendo víctimas civiles", aclaró.

Dijo que asumió esa responsabilidad "respetando muchísimo" la opinión (contraria) de sus aliados de la Liga del Norte.

Sarkozy aplaudió el "mayor compromiso militar italiano" en Libia.

Durante la cumbre ambos líderes estuvieron de acuerdo en la necesidad de modificar el Tratado de Schengen, que permite la libre circulación de personas en los países comunitarios, para enfrentar la emergencia por el arribo de miles de indocumentados del norte de África.

"Nadie quiere negar o abolir el Tratado de Schengen, pero en circunstancias excepcionales creemos que debe haber variaciones, en las que trabajaremos conjuntamente", explicó Berlusconi.

Recordó que anualmente Francia recibe a unos 50 mil inmigrantes e Italia a unos 10 mil.

"El esfuerzo de Francia es cinco veces superior, de ello estamos conscientes y de nuestra parte no hay ninguna voluntad de acusar a Francia de incumplimientos", agregó.

A su vez, Sarkozy dijo: "queremos que el Tratado de Schengen siga vivo, pero para que siga vivo debemos reformarlo".

Ambos mandatarios firmaron una carta conjunta dirigida a la Comisión Europea en la que propusieron modificaciones al Tratado de Schengen y una mayor cooperación entre Bruselas y los países comunitarios para enfrentar emergencia por oleadas masivas de inmigrantes, dijeron fuentes del gobierno italiano.

Precisaron que, en particular, se propone restablecer los controles fronterizos temporalmente en casos específicos detectados anticipadamente.

Roma y París también exigen reforzar la Frontex, la agencia que controla las fronteras externas de la Unión Europea.

Asimismo, durante la rueda de prensa Sarkozy expresó el apoyo de Francia a la candidatura de Mario Draghi, actual gobernador del Banco de Italia, a la presidencia del Banco Central Europeo.

NTX/MOB/MMMM/DESTACA21

0
comentarios
Ver comentarios