Ai Weiwei, el gran ausente forzoso que llenará el "Gallery Weekend" de Berlín

Berlín, 28 abr (EFE).- El "Gallery Weekend" de Berlín, con un total de 44 galerías representadas, actuará este fin de semana de pantalla solidaria con Ai Weiwei, el artista y disidente chino en paradero desconocido desde su detención el 3 de abril, cuya causa ha adoptado como propia el ámbito cultural y político alemán.

La galería Neugerriemschneider, en el circuito artístico del barrio berlinés de Mitte, será el epicentro del evento, que se celebra de viernes a domingo, al presentar dos piezas de Ai -un bronce y una porcelana- especialmente diseñadas para la ocasión.

"La idea era que viniera Ai a presentarlas y que aprovechase el fin de semana para avanzar en su búsqueda de un estudio en Berlín", explicó a EFE Jan Salewsky, representante de la galería.

La presencia del artista chino vivo más cotizado del mundo no será posible, y tampoco se puede esperar un mensaje a distancia, ya que desde su detención en Pekín, donde iba a tomar un avión hacia Hong Kong, ni sus familiares ni asesores han sabido nada de él.

Justo el día anterior a su detención, medios alemanes informaron de que el artista pensaba trasladarse a vivir a Berlín, cuestión que el propio Ai matizó, desde Pekín, afirmando que solo pretendía abrir un estudio en la capital alemana.

En su punto de mira estaban varios pabellones de una planta industrial de AEG, en el antiguo sector este berlinés, explican sus galeristas alemanes. "Le gusta la atmósfera cultural y ciudadana berlinesa", añaden, sin que ello implique que pensara dejar su país.

Además de su obra en la galería Neugerriemschneider, Ai pensaba visitar su "Teehaus" -"Casa de Té"-, la vivienda construida con 3.500 kilos de hoja de té prensados, expuesta en el Museo Asiático.

Desde que se convirtió en estrella de la Dokumenta 2007, con una acción consistente en trasladar a vivir a la ciudad de Kassel a 1.001 chinos los cien días de vida de esa feria vanguardista, Ai es presencia habitual de los grandes museos alemanes.

Múnich, junto a Berlín, ha sido la ciudad alemana donde más ha expuesto recientemente, con instalaciones espectaculares como la que exhibió en la Kunsthaus de la capital bávara, con 9.000 mochilas de colores cubriendo su fachada.

Con ello recordaba a los miles de niños muertos al hundirse sus escuelas en el terremoto de Sichuán de 2008 y denunciaba la corrupción del sector de la construcción que multiplicó los efectos del sismo.

También en Múnich fue donde Ai fue intervenido quirúrgicamente, durante esa exhibición, de las lesiones provocadas en el cráneo por la paliza que le propinaron policías chinos, en un hotel de su país, para silenciar sus críticas a la cúpula de la República Popular.

El ámbito cultural alemán ha "adoptado" al reputado artista y disidente como presencia codiciada en sus grandes exposiciones y se movilizó por su liberación, con acciones como una reciente sentada colectiva ante la embajada y consulados chinos.

La detención de Ai se produjo apenas dos días después de que el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, inaugurase en el Museo Nacional de Pekín una exposición -organizada por museos nacionales de Dresde, Múnich y Berlín y el Goethe Institut-, titulada "El arte de la Ilustración".

La coincidencia de la detención y la presencia de esa muestra en Pekín colocó en una situación delicada a Westerwelle, que ha exigido reiteradamente a China la liberación de Ai, y también a los responsables de los museos, que pese a las múltiples presiones se niegan a retirar la exhibición.

Esta misma semana, el ministro de Cultura, el cristianodemócrata Bernd Neumann, tachó de connivente con las autoridades chinas la actitud de los museos, mientras por parte de éstos se insistía en que retirar la muestra haría un flaco favor a Ai y otros disidentes.

La exposición pretendía reforzar la cooperación entre los museos chinos y germanos implicados, pero se ha convertido en polémica en Alemania, y encima en China apenas recibe visitantes, por ser la única muestra del Museo Nacional donde que hay que pagar entrada.

La exhibición institucional concentra críticas y escaso público, mientras la "Gallery Weekend", en su séptima edición, romperá otra lanza por Ai, el gran ausente del centenar largo de artistas presentes, con nombres como Santiago Sierra, Raymond Pettibon, John Bock, Fiona Banner, Olaf Nicolai, entre otros.

Gemma Casadevall

0
comentarios
Ver comentarios