3-2. Motagua es finalista en Honduras con gol del colombiano Copete ante Vida

Tegucigalpa, 30 abr (EFE).- El Motagua se convirtió hoy en el primer finalista del Campeonato de Clausura del fútbol de Honduras al vencer por 3-2 al Vida con un gol decisivo del colombiano Mauricio Copete cuando ya lo tenía todo perdido.

El marcador global de esta semifinal quedó igualado, 3-3, pues el Vida ganó en la ida el miércoles en su cancha de La Ceiba (Caribe), pero el Motagua se benefició de su mejor situación en las dos vueltas regulares (segundo lugar).

El Motagua se enfrentará en la final al ganador del otro emparejamiento, entre el Olimpia y el Marathón, que jugarán mañana también en el Estadio Nacional de Tegucigalpa y al que este último llega con una ventaja de 1-0.

Con el 2-2, el Vida tuvo la final en sus manos hasta el minuto 92, cuando Copete desvió con el abdomen un tiro libre cobrado por Amado Guevara para vencer al guardameta uruguayo Kerpo de León, uno de los mejores hombres de su equipo.

Fue una dura clasificación para el conjunto capitalino, ante un rival que no se arredró durante la mayor parte del encuentro, pero que al final se resquebrajó ante la presión.

Los capitalinos propusieron el partido desde el inicio, en busca del gol que les diera el 1-0 mínimo para irse a la final con la ventaja del reglamento.

El Vida apostó por aguantar en su campo y aprovechar las oportunidades de contraatacar, que fueron pocas en el primer tiempo.

Los motagüenses se pusieron en ventaja con un gol de penalti cobrado a los 42 minutos por Jerry Bengtson, que fue polémico pues según los jugadores del Vida el árbitro Erick Andino sancionó una falta inexistente del defensa Rommel Murillo sobre el centrocampista guatemalteco Guillermo "El Pando" Ramírez.

El Motagua salió en el segundo tiempo decidido a aumentar la ventaja, pero fue el Vida, que también mejoró mucho, el que concretó las oportunidades.

Sin marca en el área motagüense, el argentino Pablo Genovese cabeceó un centro enviado por Javier Portillo desde la izquierda para poner el 1-1 a los 58 minutos.

La hecatombe llegó para el Motagua en el minuto 72, cuando el defensa central colombiano Luis Castro, también de cabeza, anotó el 1-2 al aprovechar un tiro libre de Francisco Pavón.

El Motagua parecía muerto, al extremo que muchos de sus aficionados se fueron del estadio, pero quedaba mucho tiempo por delante.

El guatemalteco Ramírez, el más ofensivo del Motagua, aprovechó un descuido de la defensa ceibeña para superar a De León e igualar el marcador con un disparo bajo de derecha a los 80 minutos.

Los motagüenses se lanzaron a fondo en busca del triunfo y el Vida prácticamente renunció al ataque, hasta que Copete decidió la historia con su agónico y extraño gol "de abdomen", facilitado por otro despiste defensivo de los visitantes.

La ida de la final se disputará el 7 u 8 de mayo y la vuelta el día 15.

0
comentarios
Ver comentarios