Protesta de los familiares de las víctimas del accidente de tren en China

Pekín, 26 jul (EFE).- Un centenar de familiares de las víctimas del accidente ferroviario que causó 39 muertos el pasado sábado en China se concentró frente a la sede del gobierno de Wenzhou (este) para protestar por la "falta de información" sobre el siniestro, informó hoy el canal de televisión chino Phoenix TV.

Los familiares solicitaron hablar con responsables del Ministerio de Ferrocarriles para transmitirles sus "peticiones", según la misma fuente.

La iniciativa, que consistió en una sentada silenciosa para protestar por el hecho de que nadie les está ofreciendo explicaciones sobre las causas del accidente, terminó de forma pacífica.

La falta de información también ha causado protestas en los foros chinos en internet y en los medios de comunicación, donde sigue habiendo muchas dudas sobre el accidente, en particular sobre cómo fue posible que el tren que embistió al otro (detenido tras caerle un rayo) no recibiera un aviso de que había un ferrocarril varado en la misma vía.

De acuerdo con el diario independiente "South China Morning Post", los trenes de alta velocidad chinos están equipados con un sistema anticolisión denominado ATP que automáticamente debe informar de un suceso así, y que aparentemente no funcionó, por causas que el Ministerio de Ferrocarriles aún no ha explicado.

Además, científicos y expertos citados por el mismo diario hongkonés aseguraron que en el pasado habían ofrecido su asesoramiento para diseñar sistemas de seguridad contra rayos o estudios para medir el riesgo de éstos al ministerio, pero que éste los había rechazado.

El experto He Jinliang, de la Universidad de Tsinghua pequinesa, propuso la instalación de pararrayos en los postes a lo largo de la vía, que hubieran reducido el riesgo de que un tren fuera alcanzado por un rayo, pero la iniciativa fue rechazada, al parecer por considerar que su coste era excesivo.

Al menos ocho trenes han sido alcanzados por rayos en los últimos cuatro años, señala el diario, mientras los expertos citados se quejan de que los trenes chinos son "extremadamente frágiles" a las tormentas eléctricas, comparados por ejemplo con los aviones, que suelen tener sistemas de protección para estos fenómenos eléctricos.

Para añadir aún más dudas al ya maltrecho prestigio de la alta velocidad china, ayer se produjo un nuevo apagón en la nueva línea Pekín-Shanghái, que sólo lleva un mes funcionando, lo que ya ha ocurrido cuatro veces en esta multimillonaria inversión.

El Ministerio de Ferrocarriles chino ha intentado salir al paso de las críticas destituyendo a tres cargos de nivel medio en su departamento local de Shanghái y anunciando una campaña de inspecciones de seguridad en sus redes que durará dos meses.

Además, se han denunciado ya, como suele ocurrir en este tipo de "malas noticias" en China, presiones del departamento de propaganda estatal a los medios chinos para que dejen de informar libremente del suceso, y se limiten a dar las informaciones oficiales que aporta la agencia oficial Xinhua y otros medios estatales.

0
comentarios
Ver comentarios