Inauguran la exposición "Machina/Medium/Apparatus"

* Un vistazo a la idea de la ciencia, la tecnología y la magia en la Nueva España

México, 30 Oct. (Notimex).- Un vistazo a la idea de la ciencia, la tecnología y la magia en la Nueva España, es la que ofrece "Machina/Medium/Apparatus", exposición que fue inaugurada la víspera en el Laboratorio Arte Alameda (LLA).

Son seis obras de arte, piezas, complejas en cuanto a tecnología y diversas respecto a búsqueda científica, de Fabiola Torres-Alzaga, Gilberto Esparza, Santiago Izcóatl, Marcela Armas, Ale de la Puente y Rafael Lozano-Hemmer.

De acuerdo con los organizadores, la muestra es resultado de una profunda investigación realizada por la curadora de la exposición y del LAA, Karla Jasso, acerca de la concepción de ciencia, tecnología y magia en la Nueva España.

La temática de los mapas celestes, los teatros catóptricos, los autómatas, las cartografías de penumbra, e incluso las instrucciones de la Corona para la "observación colectiva" de eclipses y cometas, son temas que se abordan aquí.

Con la oportunidad de ser visitada hasta enero de 2012, la exposición colectiva muestra los temas que definieron en gran parte, el imaginario que dominó en popular y colectivo durante el Siglo XVII en el terreno que hoy es México.

En ellos está implícita la relación del Imperio y la Colonia, la tecnología como caja de resonancia, quizá, de momentos claves en donde poseer la naturaleza, soñar el entendimiento e instrumentalizar la vida fueron parte del sistema.

De un amplio y bien organizado sistema de administración y dominio colonial, pero también del sistema poético cortesano, la ecología indígena y la magia popular con las cuales se nutría para generar nuevos modos para la cultura.

Es decir, en "Machina/Medium/Apparatus" la tecnología colonial se entreteje con la desmesura del deseo, la materia funcional, la cultura compleja, las finalidades teológicas y los accidentes ecológicos, de acuerdo con la curadora de la muestra.

Temas como el teatro catóptrico, la ilusión de los espejos y los muebles mágicos se entrelazan con ecosistemas contenidos en robots biotecnológicos formados por plantas y microorganismos viviendo simbióticamente en una máquina.

Una esfera cuyo tamaño es 200 millones de veces más pequeño que el Sol, se ocupa de simular las eyecciones de masa coronal y las erupciones observadas en su superficie. El público péndula bajo la estrella mientras observa su propio reflejo.

En contrapartida, una esfera teselada a manera de dispositivo sonoro omnidireccional, responde a la actividad sísmica global. Y por último, una estrella plantea el análisis y la observación del fenómeno de la distribución de energía.

NTX/JCC/MCV

0
comentarios
Ver comentarios