El exguerrillero tupamaro Fernández Huidobro asume como ministro de Defensa de Uruguay

Montevideo, 26 jul (EFE).- El exguerrillero tupamaro Eleuterio Fernández Huidobro asumió hoy como nuevo ministro de Defensa de Uruguay con un llamado al "futuro" y a la modernización de las Fuerzas Armadas y una declaración de guerra "a muerte contra la miseria y la pobreza".

En un acto desarrollado en el Instituto Militar de Estudios Superiores de Montevideo y que contó con la presencia del presidente José Mujica, compañero de Huidobro en la guerrilla tupamara en los años 70 y 80, además de todos los altos cargos militares del país, el flamante ministro aseveró que su administración trabajará además para "la dignificación de las Fuerzas Armadas".

El ministro, que el pasado mes de mayo renunció a su puesto como senador por su desacuerdo con un proyecto del bloque oficialista de izquierdas Frente Amplio para anular la ley que dejó impunes los crímenes cometidos por uniformados durante la dictadura, asumió el cargo en sustitución de Luis Rosadilla, otro exguerrillero que renunció al puesto tras un año y cuatro meses de gestión por motivos de salud.

"Nosotros no venimos a hacer una cacería de brujas, pero sí a dar pelea contra el burocratismo y la corrupción porque venimos a trabajar por la dignificación de las Fuerzas Armadas y por un mayor avance en su profesionalización y capacidades", anunció Huidobro.

El veterano político, que durante la dictadura (1973-1985) pasó varios años confinado en duras condiciones en cuarteles militares por su papel como líder del movimiento tupamaro, insistió en que el ministerio tendrá "un puesto de lucha en primera línea" contra la miseria, "calamidad" que también golpea a las filas militares.

Asimismo, reafirmó que la hoja de ruta de su gestión será la nueva Ley de Defensa del Uruguay, adoptada en el Parlamento por unanimidad y de la que emanan "conceptos fundamentales, como que la defensa nacional es de los civiles y militares y es una causa que nos compromete a todos".

"También requiere la modernización, la excelencia y la exigencia, que viene de la mano del trabajo en conjunto (...). El futuro se apodera del presente aunque no lo queramos aceptar", añadió.

En ese sentido, señaló que la modernización requerirá "persuasión", tanto hacia adentro de las filas militares como hacia la sociedad, "para que todos vean la necesidad de este cambio".

0
comentarios
Ver comentarios