Investigan si el exapoderado de Madres de Plaza de Mayo tiene firmas en el exterior

Buenos Aires, 25 jul (EFE).- Un juez pidió al ente gubernamental de lucha contra el lavado de dinero que le provea de informes para determinar si el exapoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo Sergio Schoklender, a quien se acusa de manejo ilícito de fondos, tiene empresas en el extranjero, informaron hoy a Efe fuentes judiciales.

La petición del juez Norberto Oyarbide a la Unidad de Información Financiera (UIF) apunta a determinar si Schoklender desvió millonarios fondos públicos que el Gobierno de Cristina Fernández entregó a la fundación para la construcción de viviendas sociales a través de compañías radicadas en el exterior, indicaron.

Los portavoces no confirmaron ni desmintieron informaciones según las cuales Oyarbide también pidió informes para establecer si Pablo Schoklender, hermano del exapoderado, y Alejandra Bonafini, hija de la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, tienen activos en el extranjero.

Sergio Schoklender, a quien Bonafini acusa de ser el jefe de una "asociación ilícita", presentó la semana pasada documentación con la que busca demostrar que todas las operaciones que llevó a cabo fueron aprobadas y auditadas por las autoridades de la fundación.

El caso se ventila con escándalo en los preámbulos de las campañas para las elecciones presidenciales del 23 de octubre próximo, en las que la mandataria argentina buscará renovar su mandato.

En los últimos días se han desatado protestas de obreros de la construcción por la paralización del plan de viviendas de la entidad mientras que la oposición culpa al Gobierno peronista de Fernández por la falta de control de los subsidios con fines sociales.

Las Madres de Plaza de Mayo han pedido ser parte querellante en las actuaciones que se le siguen a Schoklender, a quien Oyarbide le prohibió la salida del país mientras avanzan las investigaciones.

Las actuaciones comenzaron el mes pasado, impulsadas por la UIF, que en 2010 había recibido denuncias de legisladores de la oposición que señalaban a Sergio Schoklender y su hermano Pablo como responsables de operaciones inmobiliarias con fondos ilícitos.

La Fundación Madres de Plaza de Mayo, por medio del programa Sueños Compartidos, ha construido miles de viviendas para personas de bajos recursos con fondos públicos que, según la prensa local, alcanzan los 300 millones de dólares.

Bonafini afrontó días atrás las demandas a voces de obreros desocupados que reclaman el pago de salarios adeudados, cuando la dirigente realizaba la ronda que las activistas de la asociación llevan a cabo los jueves en la Plaza de Mayo desde hace más de 34 años.

Los hermanos Sergio y Pablo Schoklender fueron condenados hace 30 años a cadena perpetua por el crimen de sus padres, pero en la década de los 90 quedaron libres gracias a una antigua ley que computaba como dobles los años de detención previos a la sentencia.

0
comentarios
Ver comentarios