Las bolsas europeas suben más del 3 por ciento ante los datos económicos de EEUU

Fráncfort (Alemania), 31 ago (EFE).- Los parqués europeos subieron hoy por tercera jornada consecutiva, en algunos casos más del 3 %, tras conocerse los buenos datos económicos en EEUU, en la última negociación bursátil de un mes en el que se registraron las mayores caídas desde 2008 por el temor a la recesión.

Así, la Bolsa de Madrid avanzó un 3,24 %, Milán y París ganaron un 3 %, Fráncfort lo hizo más moderadamente, un 2,5 %, y Londres subió un 2,4 %.

El mercado de Atenas se desmarcó de la tendencia alcista general, con unas pérdidas de un 5,1 %, y acumula un descenso anual del 41,8 por ciento.

Fráncfort redujo las ganancias en los últimos compases de la negociación por la fuerte bajada en bolsa de la compañía de telecomunicaciones Deutsche Telekom, después de que las autoridades estadounidenses bloquearan la venta de su división de móviles en EEUU a la operadora AT&T, al considerar que la fusión reduciría la competencia y elevaría los precios.

Deutsche Telekom cayó al cierre en Fráncfort un 7,6 %, hasta los 8,80 euros.

Wall Street también frenó los sólidos avances del inicio de la jornada por el bloqueo a la venta de T-Mobile USA a AT&T.

El Dow Jones de Industriales, el principal indicador de Wall Street, subía el 0,65 % a media sesión.

No obstante, otros datos económicos dados a conocer en EEUU presentaron un panorama menos pesimista e impulsaron las compras.

El sector privado estadounidense creó 91.000 puestos de trabajo en agosto, una cifra que muestra una modesta creación de empleo en este país y que el informe oficial del viernes próximo no será negativo.

Además, el índice de gestores de compras del sector manufacturero de Chicago bajó en agosto hasta 56,5 puntos, menos de lo que habían temido los analistas y todavía recoge un crecimiento de la industria.

Los pedidos a las fábricas de EEUU crecieron un 2,4 % en julio, impulsados sobre todo por el incremento del 9,8 % en las solicitudes de motores para vehículos.

Además, las actas de la última reunión de la Reserva Federal estadounidense (Fed) muestran que algunos de sus miembros están a favor de aplicar nuevas medidas de estímulo monetario para apoyar el débil crecimiento económico de EEUU.

En Tokio, el índice Nikkei cerró en tablas en 8.955,20 puntos, pero logró situarse en terreno positivo por quinta jornada consecutiva y baja un 8,93 % en agosto, en tanto que Hong Kong cayó un 8,49 % este mes.

En Fráncfort, el DAX 30 termina agosto con una pérdida mensual del 19 %, ya que en este selectivo cotizan el mayor número de empresas industriales y otros títulos cíclicos sensibles a la coyuntura y es el índice más liquido de Europa.

Mientras, el Ibex 35 de Madrid limita las pérdidas del mes de agosto al 9,47 % y el FTSE 100 de Londres también cae un 9 % mensual.

El Euro Stoxx 50, que agrupa a las mayores compañías de la zona del euro, acumula unas pérdidas en agosto del 17 %.

El temor a que las economías avanzadas entren de nuevo en recesión y que las emergentes se debiliten arrastró este mes a los mercados de valores internacionales.

Los inversores ven que el elevado endeudamiento de EEUU y de la zona del euro obliga a aplicar programas de ahorro que van a frenar el crecimiento en un momento en que los bancos centrales tienen poco margen de maniobra, pues ya han bajado los tipos de interés prácticamente a cero y han inyectado cantidades inmensas de liquidez.

Las dudas sobre la solidez del rescate a Grecia ante las reticencias de algunos estados como Alemania hicieron temer a los mercados un contagio a otros países, como España e Italia, y disparó las primas de riesgo de estos frente al "bund" alemán por encima de los 400 puntos básicos.

La rentabilidad de la deuda soberana a diez años de España e Italia llegó a superar el 6 %, pero la intervención del Banco Central Europeo (BCE) con la compra de deuda en el mercado secundario consiguió frenar los movimientos especulativos y que cayera el interés hasta el 5 %.

También se vieron movimientos especulativos en los mercados de acciones, donde algunos de los principales índices bursátiles europeos llegaron a registrar caídas intradía del 7 %.

Por ello en España, Francia, Italia y Bélgica se han prohibido las posiciones cortas sobre los títulos financieros.

La situación ha recordado a los momentos vividos tras la caída del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers en septiembre de 2008, si bien existen grandes diferencias, ya que ahora hay mucha liquidez en los mercados por el bombeo de los bancos centrales.

Arantxa Iñiguez

0
comentarios
Ver comentarios