SÍGUENOS EN

Nacional

Asesta movimiento estudiantil chileno "golpe de gracia" a políticos

Por Javier Aguirre. Corresponsal

Santiago, 31 Ago (Notimex).- El movimiento estudiantil chileno, además de exigir una reforma al sistema educacional, asestó un "golpe de gracia" a una clase política que ha puesto en riesgo la gobernabilidad por su falta de manejo y reflexión, afirmó el docente Gonzalo Larenas.

En entrevista con Notimex, el también licenciado en Letras y Literatura por la privada Universidad del Desarrollo señaló que detrás de la movilización que desde hace tres meses mantienen estudiantes secundarios y universitarios hay una "confrontación de paradigmas".

"Creo que no se puede ver de otra forma, no podemos centrarnos en ver este movimiento como algo puntual que esté pasando en Chile, tenemos que darnos cuenta de lo que está pasando en el mundo, hay una ideología que se está enfrentando a otra ya obsoleta: el neoliberalismo", dijo.

Apuntando sus dardos a los partidos políticos tradicionales, el académico comentó que "acá hay un gran grupo que ha sido incapaz de adaptarse a los nuevos tiempos, donde existe mayor información y comunicación global real a través de las redes sociales".

"El desarrollo (del movimiento estudiantil) era algo que se veía venir, toda acción tiene su consecuencia. Si analizamos los últimos 30 años, nos damos cuenta que la presión estaba instalada, tarde o temprano iba a explotar", enfatizó.

Explicó que en Chile "hay dos tipos de educación", que a su juicio reflejan la profunda inequidad social que existe en este país sudamericano, la primera de ellas "de altos costos y de mejor calidad, que otorga movilidad social y permite acceder a una mejor vida".

"El otro tipo es de baja calidad y bajo costo. Entonces tenemos una educación de la injusticia, de las diferencias sociales y de la falta de oportunidades", denunció Larenas, que imparte las cátedras "Pensamiento latinoamericano" y "Acción social y voluntariado".

"A mi juicio, nos encontramos en Chile con un tipo de educación de lujo, si se considera este derecho humano como un negocio. Realmente una vergüenza a nivel mundial", acotó el docente, que se ha desempeñado además como profesor secundario en diversas escuelas.

Por eso, y pese a la gravedad de la situación, Larenas consideró que el movimiento estudiantil "ha sido bastante más moderado y responsable de lo que hubiese podido ser, debido a que generalmente y como hemos visto en los descontentos a nivel mundial, suelen ser mucho más violentos".

"La acogida que ha tenido este movimiento ha sido potente, efectiva, con una postura y conocimiento que no se dan a menudo en este tipo de movimientos, concretos y claros a la hora de explicar, dando una clase de cómo se debe protestar" de manera pacífica, agregó Larenas.

Por el contrario, subrayó el también gestor cultural por la Pontificia Universidad Católica de Chile, "acá la violencia se ha instalado desde la clase política, donde su fracaso es evidente, y como un animal a punto de morir, tira sus últimos y desesperados golpes".

Frente a las críticas de sectores oficialistas y el empresariado, que advierten sobre los riesgos de las movilizaciones sociales para la gobernabilidad del país, Larenas dijo que "los únicos que han puesto en riesgo la gobernabilidad han sido las autoridades".

"Ellos son los responsables, por su falta de manejo, de autoridad y de análisis. La clase política es la real culpable de lo que está pasando, mientras la ciudadanía se levanta y alza su voz, ellos siguen peleando por quién tiene la culpa y no encuentran chivo expiatorio", añadió.

El docente universitario consideró, en ese sentido, "detestable la incapacidad de autocrítica y de reacción (de las autoridades), lo único que han hecho ciertos personajes es tratar de apagar el incendio con bencina".

"Hay algunos que han dado luz respecto a posturas y quizás caminos para encausar la crisis, pero la soberbia de quienes están arriba ha borrado todo intento de mejora, mostrando lo más bajo de ellos, la ambición, la desesperación y su precaria visión de la realidad", enfatizó.

En concepto de Larenas, la crisis que vive el país a causa del movimiento estudiantil pone de manifiesto que la actual clase política "ha sido la peor que ha tenido este país. No tenemos líderes, la gente dejó de creer tantas mentiras y tantas promesas".

Por eso, Larenas consideró que del interior del movimiento estudiantil pueden emerger nuevos líderes, "que tengan autoridad real y no monetaria, quieren que los que han estado clavados por décadas dejen de lucrar con los puestos que les entregó la ciudadanía".

"Claramente este movimiento da la oportunidad para que aparezcan nuevas voces, que no estén conectadas con vicios, con intereses económicos, líderes que representen la realidad de Chile y que a través del conocimiento y la autoridad, encaucen a las masas", concluyó.

NTX/JAH/OS/MMMM/TIEMPO09