Un juez eleva a juicio el caso por disparos a unos fotógrafos tras la boda de Gisele Bün

San José, 29 abr (EFE).- Un juez de Costa Rica elevó hoy a juicio, para una fecha por definir, el caso en el que figuran como acusados tres guardaespaldas por presuntamente disparar sin herir a dos fotógrafos, luego de la boda de la supermodelo brasileña Gisele Bündchen y el deportista estadounidense Tom Brady, en 2009.

En una audiencia preliminar celebrada hoy en el Juzgado Penal de la provincia de Puntarenas (Pacífico), unos 115 kilómetros al suroeste de San José, el juez Hernán Salazar determinó elevar el caso a juicio, para una fecha que se definirá en los próximos meses.

El fotógrafo de la agencia de noticias francesa AFP Yuri Cortez explicó hoy a Efe que durante la audiencia los tres acusados, de nacionalidad costarricense, ofrecieron una conciliación con los demandantes por 100.000 colones (unos 200 dólares).

Cortez, quien calificó ese ofrecimiento como "una burla", afirmó sentirse "satisfecho" de que el juez decidiera elevar el caso a juicio y dijo que su único deseo es que "prevalezca la justicia".

Los guardaespaldas son de la empresa costarricense de seguridad privada AVAHUER y han sido identificados como Miguel Solís, Alexander Rivas y Manuel Valverde, a quienes se les acusa por el delito de tentativa de homicidio.

Los fotógrafos también pedirán en el juicio una indemnización cercana a los 300.000 dólares.

Los hechos de este caso ocurrieron en abril de 2009 en playa Santa Teresa, provincia de Puntarenas (Pacífico), cuando Cortez y Rolando Avilés, fotógrafo en ese entonces del diario costarricense Al Día, fueron interceptados en la vía pública por guardaespaldas de Bündchen y Brady, jugador de fútbol americano.

Los guardaespaldas exigieron a los fotógrafos entregar el material fotográfico que habían recopilado de la boda desde una propiedad cercana a la mansión de la supermodelo.

Tras una serie de forcejeos, los fotógrafos, que no entregaron el material, subieron a un vehículo que habían rentado y cuando se alejaban de la zona uno de los guardaespaldas disparó y el balazo quebró el cristal trasero, lo que estuvo a punto de herir a Cortez, según el relato del fotógrafo.

Cortez asegura que el grupo de guardaespaldas que intentó quitarle su material era más numeroso y que incluso había algunos estadounidenses, pero que los tres acusados son quienes portaban el arma y uno de ellos disparó.

Los fotógrafos también interpusieron en 2009 una demanda en Nueva York contra Bündchen y Brady, pero según Cortez el proceso se encuentra sin avances, pues la pareja cambió de domicilio, por lo que los tribunales de esa ciudad descartaron llevar el caso.

0
comentarios
Ver comentarios