Preocupan a ONU desalojos en Brasil por Copa del Mundo y Olimpiadas

Ginebra, 26 Abr (Notimex).- La relatora especial de la ONU sobre derecho a la Vivienda, Raquel Rolnik, expresó preocupación por los desalojos de miles de familias en Brasil, previstos en el marco de la Copa Mundial de Futbol en 2014 y las Olimpiadas en 2016.

Según Rolnik las denuncias se refieren a Sao Paulo, Río de Janeiro, Belo Horizonte, Curitiba, Porto Alegre, Recife, Natal y Fortaleza, ciudades sedes de la justa mundial.

"Me preocupa lo que parece ser un patrón de falta de transparencia, de ausencia de consulta, de diálogo, negociación justa, y falta de participación de las comunidades afectadas en los procesos relativos a los desalojos realizados o previstos en el marco de la Copa del Mundo y Juegos Olímpicos", dijo la experta en un comunicado.

Rolnik citó casos ilustrativos como es el de dos mil 600 familias con amenaza de desalojo en Belo Horizonte, diversas familias desalojadas en diciembre de 2010 en Río de Janeiro y muchas más amenazadas en Sao Paolo debido a programas de desarrollo y remodelación.

Solamente en el proyecto conocido como "Água Espraiada", miles de familias ya fueron expulsadas y unas diez mil familias están amenazadas de sufrir la misma suerte, subrayó.

Rolnik se refirió a varios desalojos ejecutados sin consentimiento claro de las familias, ni con tiempo suficiente para estudiar diversas alternativas ni con planes claros para recolocación.

"También estoy preocupada por la muy limitada compensación que se ofrece a las comunidades afectadas, lo que es aún más notable dado el incremento de valor de bienes raíces en lugares donde la construcción está llevando a cabo para estos eventos", agregó.

"La compensación insuficiente puede resultar en la falta de vivienda y la formación de nuevos asentamientos informales", consideró.

Rolnik llamó a las autoridades de Brasil a iniciar un diálogo transparente con las comunidades afectadas y adoptar un plan para garantizar el derecho a la vivienda adecuada y para que la celebración de la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos "tengan un impacto positivo social y ambiental".

Rolnik lo consideró como un "requisito fundamental" para garantizar que estos dos mega-eventos "promuevan el respeto de los derechos humanos y dejen un legado positivo en Brasil", concluyó.

NTX/GS/MGT/

0
comentarios
Ver comentarios