El fin de Ley de Caducidad es una "profunda herida" para la democracia, afirma el expresid

Montevideo, 26 abr (EFE).- El expresidente uruguayo Jorge Batlle (2000-2005) afirmó hoy que la anulación parlamentaria de la Ley de Caducidad supondrá una "profunda herida" para la democracia del país y minará la "credibilidad" del actual gobernante, José Mujica.

En una entrevista con la emisora de radio El Espectador, Batlle indicó que la situación que generará en Uruguay ese cambio legal es "muy seria" y va a perjudicar al mandatario, al que todavía le quedan cuatro años de mandato.

El exgobernante del Partido Colorado, fuerza política que ha tenido el poder en Uruguay durante cerca de un siglo y medio, pidió a Mujica "meditar muy profundamente las consecuencias muy perjudiciales para el país" de promulgar la nueva normativa, impulsada por el oficialista Frente Amplio, de izquierdas.

La iniciativa, aprobada en la Cámara de Diputados y en el Senado con el rechazo en pleno de la oposición y malestar en algunos parlamentarios del partido gubernamental, prevé dejar sin efecto la ley que dejó impunes las violaciones de los derechos humanos cometidas por militares y policías durante la dictadura.

La Ley de Caducidad o de punto final fue aprobada un año después de la restitución de la democracia, en 1986, y ratificada por la ciudadanía en dos referendos, en 1989 y 2009.

"Se trata de una convocatoria al pueblo hecha por el propio Frente Amplio en dos oportunidades" que el oficialismo no va a respetar pese a las "afirmaciones rotundas del presidente" en el pasado de que iba a hacerlo, denunció Batlle.

Por eso, el ex jefe de Estado consideró que la decisión va a causar "un debilitamiento de la credibilidad" del presidente "en grado sumo", lo cual -dijo- "es muy malo para cualquier país".

Además, los impulsores del cambio legal, que antes de llegar al presidente debe regresar a la Cámara de Diputados para la ratificación de unos cambios menores, "van a tener que entregar la solución final de este tema a la Suprema Corte de Justicia", porque la medida es "inconstitucional", agregó.

"La Ley de Caducidad es inconstitucional porque hay una invasión del Poder Ejecutivo sobre el Poder Judicial, pero aquí hay también una invasión del Poder Legislativo sobre el Poder Judicial", argumentó Batlle.

La ley aprobada en 1986 habilitó al Ejecutivo para decidir qué casos deben ser juzgados, un aspecto que fue aprovechado por Mujica y su predecesor y correligionario del FA, Tabaré Vázquez, para reabrir varios procesos, algo que ni Batlle ni sus antecesores quisieron hacer.

Batlle apuntó asimismo que "la herida más profunda y mayor se le hace al sistema democrático uruguayo" y recordó que incluso el Gobierno de facto respetó el resultado de un plebiscito convocado en 1980 para modificar la Constitución con miras a ampliar el poder de la dictadura.

La derrota del plan dictatorial acabó significando el principio del fin del régimen.

"Los militares aceptaron el resultado, ¿cómo nosotros en plena democracia vamos a desconocer el resultado de dos plebiscitos?, se preguntó.

Por último dijo que la vulneración de la Constitución significará para el país "la ley de la selva", porque a partir de ahora cualquier ley podrá ser anulada con carácter retroactivo.

0
comentarios
Ver comentarios