El Banco Mundial prevé que China crecerá un 9,3 por ciento este año

Pekín, 28 abr (EFE).- El Banco Mundial (BM) prevé que la economía china crecerá un 9,3 por ciento este año, por encima de su estimación del 8,7 por ciento del pasado noviembre, y la inflación hasta un 5 por ciento, un punto porcentual por encima de la previsión de Pekín.

La cifra también está por debajo del crecimiento del 10,3 por ciento que China registró en el 2010, según el informe trimestral sobre la economía china presentado hoy en Pekín por la organización, que también prevé un crecimiento del 8,7 por ciento para el 2012.

Según el informe, las perspectivas económicas para el gigante asiático son "favorables", a pesar del récord del 5,4 por ciento de inflación en marzo y la burbuja inmobiliaria.

El consumo interno, que el Gobierno chino trata de impulsar, se ralentizó en el comienzo del 2011 en China, según el BM, pero la demanda interna se sostiene bien por el fuerte crecimiento de la inversión.

Uno de los riesgos según el BM, y prioridad para el Gobierno chino, es el control de la inflación, aunque el BM considera que irá moderándose con la desaceleración de la subida de los precios de los alimentos, y estima que será del 5 por ciento en 2011.

El economista del BM Louis Kuijs destacó en la presentación del informe que la inflación subyacente se mantiene baja, en un 2,3 por ciento en marzo, lo que en su opinión hace que China pueda absorber parte de la presión de los precios.

Ardo Hanssen, economista jefe del BM en Pekín, estimó que la apreciación del yuan, que EEUU y la Unión Europea piden desde hace años y que China ha comenzado lentamente, es sólo "un instrumento más" para combatir la inflación.

En cuanto al mercado inmobiliario, que el Gobierno chino trata de enfriar desde hace meses, el BM considera en su informe que a medio plazo el uso de la vivienda como vehículo de inversión y el papel de los gobiernos locales con sus importantes inversiones en infraestructuras en ese mercado añaden riesgos.

La dependencia de otros sectores, como el del cemento, del de la construcción también provoca el riesgo de un impacto mayor en la economía china si se desacelera, por lo tanto, el BM ve de forma positiva la apuesta del Gobierno chino por la construcción de vivienda social.

Según el BM, China necesita además encontrar el balance entre los dos objetivos principales del Plan Quinquenal para el 2011-2015, para el que Pekín prevé un crecimiento medio del PIB del 7 por ciento, la transformación del modelo de crecimiento de las exportaciones al consumo interno, y la actualización industrial con énfasis en la innovación y la tecnología.

En cuanto al impacto del tsunami y crisis nuclear de Japón en la economía china, Hanssen opinó que aún es pronto para medir el impacto real del desastre y habrá que esperar unos meses para verlo, pero resaltó que la economía china es "enorme y diversificada".

0
comentarios
Ver comentarios