Indígenas costarricenses se reúnen con un relator de la ONU por una hidroeléctrica

San José, 26 abr (EFE).- Grupos indígenas costarricenses se reunieron hoy con el relator especial de Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, James Anaya, para expresarle su oposición a la construcción de una planta hidroeléctrica estatal en sus tierras.

La cita se llevó a cabo en la comunidad indígena de Térraba, provincia de Puntarenas, unos 250 kilómetros al sureste de San José, donde los indígenas realizaron actividades culturales como bailes y música, según mostraron las imágenes del Canal 7 de la televisión local.

El dirigente indígena Pablo Sibar destacó al canal de televisión la "unión" que existe entre los diversos pueblos indígenas del país en contra del proyecto hidroeléctrico El Diquís a cargo del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

Afirmó que, además de las gestiones con Anaya, los grupos indígenas mantienen una denuncia contra el ICE en un tribunal contencioso administrativo por usurpación del territorio.

Anaya inició el lunes una visita de tres días a Costa Rica para analizar la polémica surgida del proyecto hidroeléctrica estatal que impactará unas 900 hectáreas de territorio indígena Térraba.

El representante de la ONU también sostuvo hoy reuniones con representantes del ICE, quienes le explicaron los alcances del proyecto y le entregaron una propuesta para realizar una consulta en los pueblos indígenas acerca de la plata hidroeléctrica.

El director del proyecto hidroeléctrico El Diquís, Franklin Ávila, dijo a medios locales que el ICE se retirará de una zona que los indígenas afirman que está usurpada para que no sea "una piedra en el zapato" de cara a un posible proceso de consulta a los indígenas.

En un comunicado previo a su visita, Anaya afirmó que el objetivo es "colaborar con el Gobierno y los pueblos indígenas involucrados para examinar las preocupaciones ante la construcción de la presa hidroeléctrica y su efecto en los derechos humanos del pueblo Térraba" y ofrecer recomendaciones.

Después de su misión a Costa Rica, a la que asiste invitado por el Gobierno, el relator rendirá un informe ante Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en una fecha por definir.

El ICE afirma que ha invertido cerca de 80 millones de dólares en el proyecto hidroeléctrico, que se encuentra en fase de estudios previos a la construcción.

La represa requiere de 2.100 millones de dólares en inversión y una vez concluido en el 2016 será la hidroeléctrica más grande de Centroamérica con una capacidad de generación de 630 megavatios (MW).

El pueblo indígena de Térraba se opone a la construcción del proyecto con el argumento de que inundará cientos de hectáreas de su reserva indígena y obligará a cerca de 1.100 personas a desplazarse.

El ICE ha afirmado que trabaja en El Diquís amparados en un acuerdo alcanzado con la anterior junta directiva de la asociación indígena y que el proyecto abrirá fuentes de empleo y generará desarrollo en la zona.

0
comentarios
Ver comentarios