Avanza México en control del pez león en su mares

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas puso en marcha en enero de 2009 un plan para controlar al pez león, por medio del cual han sido capturados a la fecha "cerca de 20,000 ejemplares de esta especie invasora en

Ciudad de México.- La presencia del pez león, una especie invasora presente en el Caribe y Golfo de México, ha disminuido en el país gracias a un programa de pesca masiva de esa especie, informó hoy la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) de México.

 

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) puso en marcha en enero de 2009 un plan para controlar al pez león, por medio del cual han sido capturados a la fecha "cerca de 20,000 ejemplares de esta especie invasora en muelles, arrecifes, pastos marinos, manglares, esteros y rías", indicó la Semarnat en un comunicado.

 

La mayor parte de las capturas han tenido lugar en las áreas naturales protegidas de la Península de Yucatán y el Caribe mexicano, en las reservas de la biosfera Banco Chinchorro, Sian Ka'an y Ría Lagartos.

 

También en los parques nacionales Arrecife Alacranes, Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc, Isla Contoy, Arrecifes de Cozumel, Xcalak, Tulum y Arrecifes de Puerto Morelos.

 

El titular de la Semarnat, Juan Rafael Elvira Quesada, indicó en la nota que con el apoyo de las organizaciones The Nature Conservancy, Conservation International y Coral Reef Alliance, el Gobierno mexicano ofrece "talleres de capacitación para la captura y control de esta especie, para evitar cualquier riesgo humano y hacia los arrecifes".

 

El pez león, también conocido como cebra o pez de fuego, se introdujo en 1992 a los mares del Caribe a través de Florida (EE.UU.), debido a un manejo inadecuado en acuarios y por parte de particulares que gustan de esa especie exótica de ornato.

 

El animal ha llegado al norte hasta las costas de Nueva York, y al sur hasta Venezuela.

 

Por su parte, la directora de la Reserva de la Biosfera Banco Chinchorro, María del Carmen García, explicó que entre los desequilibrios que causan las especies invasoras está la "depredación, cambios en la estructura y composición de las comunidades, pérdida de poblaciones silvestres", y degradación de los procesos y funciones ecológicas en tierra y mar".

 

Asimismo, hay "reducción de la diversidad genética, transmisión de enfermedades a flora y fauna silvestres y extinción de especies endémicas", señaló.

 

La experta manifestó que la peligrosidad del pez león se multiplica "por su alta tasa de reproducción, ya que la hembra pone de 15,000 a 30,000 huevos de manera constante", es decir, "de 1.2 a 2.5 millones de huevecillos anualmente, con gran potencial para dispersarse".

 

Las autoridades mexicanas han difundido una campaña dirigida a las comunidades y a los pescadores mediante charlas, talleres, folletos y afiches, "con el fin de concienciarlos sobre el peligro que representa para la salud del ecosistema y el desarrollo económico y turístico", concluyó la Semarnat. 

0
comentarios
Ver comentarios