Nacional

Acusan indiferencia ante contaminación por transición digital

fotoEspecial

Vías Verdes acusa que el gobierno federal no implemento un programa adecuado para manejar los residuos tóxicos que representan 40 millones de televisores.

México.- Tras la transición de televisión análoga a Televisión Digital Terrestre (TDT), el Gobierno Federal no implementó un programa adecuado para manejar los residuos tóxicos de hasta 40 millones de televisores que serán desechadas, señaló Sofia Chávez Arce, directora de la asociación civil Vías Verdes.

En conferencia de prensa indicó que el presupuesto destinado en la única licitación emitida por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes permitirá recuperar sólo el 0.135 por ciento de los televisores analógicos existentes en el país.

De acuerdo con la agrupación, muchos de los centros de acopio dispuestos por las autoridades operan de manera deficiente, sin recursos económicos y sin cumplir con las medidas ambientales o de salud que permitan el manejo adecuado de residuos como plomo o mercurio, contenidos en los cinescopios o retardantes de flama bromados.

De acuerdo con la química Elvia Mercedes, el uso inadecuado de estos materiales es un riesgo inminente para el ambiente, pues los materiales son desechados en el suelo, al hacerlo se desintegrarían, por lo que contaminarían cuerpos de agua, suelo, flora y fauna.

En su turno Sofía Chávez señaló que la agrupación ha documentado infinidad de sitios de abandono, desensamble informal y quema de los componentes de los televisores. 

Las fallas en el programa federal han evitado poner en marcha un programa de comunicación adecuado para informar a la sociedad mexicana sobre los riesgos a la salud y al ambiente, dijo.

Además resaltó que el programa de acopio no contemplo las dificultades de los sectores de la población con escasos recursos pues podría estar imposibilitada para transportar los televisores.

Chávez indicó que el programa de entrega de televisores tampoco contempló la recolección de los antiguos, que debió ser realizada previo cambio de un aparato usado por uno nuevo para evitar afectaciones al ambiente o a la salud, además de que habría disminuido los costos en el manejo de residuos.