De contabilizarse trabajo doméstico, aportaría 21.7 por ciento del PIB

Este porcentaje es superior a la aportación que hacen al PIB otros sectores como son la industria manufacturera, con 16.51 por ciento; minería y petróleo, 8.63; construcción, 6.74; y agricultura y ganadería, con 4.09

México, 29 Oct. (Notimex).- Un estudio del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM reveló que si se contabilizara el trabajo doméstico dentro del Producto Interno Bruto (PIB) éste representaría 21.7 por ciento.

 

La encargada del estudio, Mercedes Pedrero Nieto, precisó que este porcentaje es superior a la aportación que hacen al PIB otros sectores como son la industria manufacturera, con 16.51 por ciento; minería y petróleo, 8.63; construcción, 6.74; y agricultura y ganadería, con 4.09 por ciento.

 

"Eso es lo que nos da la dimensión real de esta actividad, y si se le otorgara un valor económico, su aportación sería superior a lo que produce la industria manufacturera", sostuvo.

 

Pedrero Nieto comentó que se considera trabajo doméstico toda actividad que se realiza en el seno del hogar, principalmente por las mujeres, de manera no remunerada.

 

En un comunicado, indicó que esto incluye no sólo las labores de limpieza y atención a los hijos, sino también el pago de servicios, trámites bancarios y ciertas compras; es decir, las labores que se puedan delegar a una tercera persona.

 

De acuerdo con el estudio "Valor económico del trabajo doméstico en México, aportaciones de mujeres y hombres", publicado por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), a la semana se destinan en promedio 40 horas para este trabajo, aunque varía según la situación de cada mujer.

 

Por ejemplo, las de edades medias con niños pequeños tienen con frecuencia jornadas superiores a 50 horas, mientras que en el caso de las estudiantes jóvenes, son mínimas.

 

La especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) señaló que entre las variables para determinar la jornada doméstica son el estado civil, la edad y la condición laboral.

 

Este tipo de trabajo, dijo, no se le reconoce porque está invisibilizado al no formar parte del mercado, pero sin él, no podríamos vivir y, por supuesto, contribuye a la economía nacional.

 

Al no pagarse, no se le da valor, pero si lo hace una tercera persona a la que se paga o se contrata el servicio, como llevar las camisas a planchar, sí representa un valor económico, manifestó.

 

La experta explicó que "la estimación que hice fue de acuerdo a los tiempos registrados para cada actividad en la Encuesta de Uso del Tiempo patrocinada por el Inmujeres y operada por el Inegi. Para cada actividad se buscó su similar en el mercado para calcular el pago por hora".

 

Para obtener los resultados se comparo el trabajo doméstico con el que efectúa la gente en ciertos sectores como es el restaurantero y de servicios, en el que se paga por labores como servir alimentos o lavar trastes.

 

La académica resaltó que como resultado se estima que las mujeres contribuyen con 80 por ciento de la riqueza familiar, aunque ahora, los varones contribuyen en mayor medida a las actividades familiares, lo que implica no sólo llevar a los hijos a la escuela, sino jugar y ayudarlos con sus tareas.

 

La investigadora explicó que otra labor que se carga a las actividades domésticas es el cuidado de los ancianos, y aunque aún no es muy acentuado, en dos décadas sí lo será por el envejecimiento de la población.

0
comentarios
Ver comentarios