Macri retiene para los conservadores el Gobierno de la capital argentina

Buenos Aires, 31 jul (EFE).- El empresario Mauricio Macri, líder de la conservadora Propuesta Republicana (Pro), renovó por otros cuatro años su mandato de alcalde de Buenos Aires, al vencer hoy por amplio margen al peronista Daniel Filmus en segunda vuelta electoral.

Una vez escrutado el 99,2% de las mesas electorales, Macri reunió el 64,3% de los votos, frente al 35,7% en favor del senador Daniel Filmus, del peronista Frente para la Victoria, que lidera la presidenta argentina, Cristina Fernández.

Con estos 28,6 puntos porcentuales de diferencia a favor, Macri aumentó la ventaja con la que había derrotado a Filmus (60,7% a 39,3%) en las elecciones porteñas de 2007, cuando el dirigente conservador accedió a la Alcaldía de la capital argentina, tercer distrito electoral del país.

Además de consolidar el predominio conservador en Buenos Aires, Macri, de 52 años y expresidente del Boca Juniors, el club más popular del fútbol argentino, vuelve a situarse como referente de la oposición al Gobierno de Fernández, quien optará a la reelección en las presidenciales del 23 de octubre.

Una estruendosa ovación recibió al alcalde reelegido en su búnker, por donde desfilaron dirigentes de Unión Popular, fuerza formada por peronistas disidentes que lidera el expresidente Eduardo Duhalde (2002-2003) uno de los que se enfrentará a la mandataria en las próximas elecciones presidenciales.

"Esta es la victoria de una forma de hacer política, sé que estos votos no son todos de Pro sino de las personas que quieren que se respete la ley, que son amantes del respeto a la diversidad" ideológica, aseguró Macri en alusión a la "agresividad" con la que calificó la campaña de su rival.

El alcalde, quien en mayo había desistido de ser candidato presidencial para optar a la reelección, dijo que se propone impulsar un "acuerdo electoral" para sacar al país adelante.

En este sentido, prometió "hablar con todos los candidatos a presidente, incluyendo a la señora presidenta" Fernández, a quien agradeció el haberlo llamado para felicitarlo por su victoria.

"Vamos a parar con eso", exclamó Macri cuando sus seguidores entonaron cánticos contra el Gobierno de Fernández.

Argentina "pide que vayamos más allá de nuestras diferencias, que logremos acuerdos de largo plazo, políticas de estado. Es inaceptable que después de diez años de crecimiento no hayamos logrado vencer a la pobreza", remarcó.

"Es tan importante que los líderes de argentina aprendamos a ser humildes, porque es muy fácil con la victoria caer en la soberbia: no prometo milagros sino trabajo, mucho trabajo con humildad", insistió.

Macri ha coqueteado con los peronistas disidentes sin alcanzar acuerdos básicos para una alianza global, hasta el punto de que en las presidenciales de octubre Propuesta Republicana apoyará a distintos candidatos opositores en base a acuerdos por distrito.

"Vamos a hablar con todos (los opositores) para ver qué propuestas nos entusiasman de modo de apoyar determinadas candidaturas o por lo memos tener acuerdos en algunos puntos", matizó ahora el líder de Pro.

Filmus reconoció la derrota a poco de que la anunciaran los medios de comunicación y una hora antes de que comenzaran a dif undirse los primeros resultados oficiales de esta segunda vuelta, en las que participó alrededor del 65 por ciento del padrón de la ciudad, de un total 2,48 millones de electores.

"Queremos felicitar a Pro y a Mauricio Macri, que ha salido electo, porque de eso se trata la democracia, de respeto", dijo el senador mientras era aclamado por sus seguidores.

Destacó que el Frente para la Victoria "se ha consolidado como segunda fuerza" política en la capital argentina y por tanto en la principal oposición a la gestión conservadora de Macri.

La contundente victoria electoral de Macri alienta la esperanza de la oposición de que haya una segunda vuelta con Fernández, a quien las encuestas señalan como favorita para lograr la reelección en primera vuelta.

El domingo pasado, el candidato del Gobierno de Fernández sufrió un duro revés al quedar en tercer lugar de las elecciones de gobernador de la provincia de Santa Fe, cuarto distrito electoral del país, que retuvo el Partido Socialista en alianza con otras fuerzas políticas afines.

Los candidatos del Gobierno de Fernández o sus aliados han ganado en seis de las nueve elecciones de distrito (ocho provincias y la capital) celebradas hasta ahora en la carrera hacia las presidenciales de octubre.

0
comentarios
Ver comentarios