SÍGUENOS EN

Nacional

Irene aísla a comunidad peruana en Nueva Jersey

Mientras ciudades como Nueva York recuperan la normalidad tras el paso del huracán Irene como si casi nada hubiera pasado, el enclave peruano en la localidad de Paterson se encuentra incomunicada por las

"La zona norte de la ciudad está paralizada, es casi inaccesible", explicó el miércoles a The Associated Press el peruano Norberto Curitomai, quien reside en Paterson desde 1988 donde tiene una compañía de taxis.


"En esa zona ahora no podemos trabajar, está prácticamente incomunicada", añadió. Señaló que los accesos a la zona están cerrados por la crecida del río Passaic.


La policía local informó a AP que actualmente hay dos puentes que se pueden utilizar y dijo que de momento hay 1.500 personas que tuvieron que evacuar por las inundaciones y se encuentran alojadas en dos refugios.


Curitomai dijo que la comunidad latina representa al menos la mitad de la población de la ciudad: "Somos unos 30.000 o 40.000 peruanos de un total de unas 140.000 habitantes. También hay una comunidad dominicana y de Puerto Rico grandes, junto con población mexicana. La comunidad latina seremos unos 70.000 o más".


La Casa Blanca anunció el miércoles que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitará este domingo Paterson para ver de primera mano los efectos de Irene. Las autoridades esperan que el viernes todo vuelva a la normalidad en esta localidad de Nueva Jersey.


La crecida del Passaic hizo que se cubrieran de agua las calles colindantes, aunque este miércoles el nivel del agua bajó permitiendo a la gente acercarse hasta el borde del río. Entre un puente para peatones y la carretera cubiertos de agua, se veía un restaurante de pollo frito con agua hasta más de media de pared de altura.


"Hemos venido a ver lo que se destruyó", explicó a AP Reyes Francisco, originario de República Dominicana, mientras miraba con dos miembros de su familia la crecida del río. "Ahora para ir a nuestra casa, en la zona norte, en Haledon, tendremos que ir por la única zona que se puede por el momento, por las cataratas". "Es algo que toma tres horas, ya que hay mucho tráfico y hay que dar mucha vuelta, cuando el trayecto normalmente se hace entre 15 o 20 minutos".


A pesar de ello, la policía local negó a AP que se tarde tanto en ir de un lado a otro de la localidad.


Francisco comentó que el paso de Irene no afectó su casa ni el barrio donde vive.