SÍGUENOS EN

Nacional

Zara pide nueva fecha para comparecer ante la Asamblea Legislativa de Sao Paulo

Sao Paulo, 31 ago (EFE).- El grupo textil español Zara, citado por la Asamblea Legislativa del estado de Sao Paulo para explicar hoy las denuncias de contratación en régimen de esclavitud que pesan sobre uno de sus proveedores en Brasil, no acudirá a la cita y solicitó una nueva fecha para su comparecencia.

El responsable de la multinacional española en Brasil, Enrique Huerta, no comparecerá hoy para explicar las medidas que sigue la compañía para garantizar las condiciones de trabajo de su red exterior debido a que la notificación fue recibida ayer, por lo cual pidió una nueva cita para comparecer ante los legisladores, según un comunicado.

La compañía "agradece la oportunidad del encuentro para explicar y compartir la política y las exigencias del código de conducta de la empresa, pero lamenta que debido al corto período de tiempo entre la recepción de la invitación y la fecha de la reunión, Enrique Huerta González se encuentra imposibilitado para comparecer ante esta comisión y está a disposición de la Asamblea Legislativa para colaborar en una fecha próxima", reza la nota.

Zara precisó que además de Huerta acudirá al Legislativo regional el representante mundial del Grupo Inditex, al que pertenece la firma textil, para el ámbito de Responsabilidad Social Corporativa, Félix Poza.

Una fuente de la firma en Brasil reiteró hoy a Efe que el grupo español tiene la intención de acudir a la Asamblea, pero el escaso lapso con el que fue notificada la cita impide la comparecencia.

La citación a los representantes de Zara y de la empresa proveedora de ropas de la multinacional española fue pedida el pasado lunes por el diputado Carlos Bezerra, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), y fue aprobada por la Comisión de Defensa de los Derechos de las Personas.

La compañía fue citada después de que el Ministerio de Trabajo de Brasil emitiese hasta 52 actas de infracción de las normas laborales contra la firma española tras hallar evidencias de que AHA, una de sus proveedoras en Brasil, compraba piezas elaboradas con mano de obra empleada en régimen análogo al de la esclavitud.

Una inspección laboral detectó el pasado julio que dos talleres de Sao Paulo que fabricaban ropa para AHA, que suministra el 90 por ciento de su producción a Zara, empleaban mano de obra sometida a vigilancia intensiva y con jornadas laborales de más de doce horas.

La Superintendencia Regional de Trabajo informó entonces de que en esos dos centros se encontraban 13 hombres bolivianos, una mujer peruana y un adolescente de 14 años, lo que podía constituir un delito de trabajo infantil.

Los talleres, que se empleaban igualmente como residencia de los trabajadores, presentaban condiciones de precariedad sin respetar las normas de salud y seguridad laboral.