Exigen partidos y ciudadanía cárcel para ex ediles de Tamaulipas

* Advierte gobernador que diputados y ASE deben tomar una decisión

Por Blanca Esthela Hernández. Corresponsal

Ciudad Victoria, 28 Feb. (Notimex).- Inmovilizado por el endeudamiento que le fue heredado por su antecesor Eugenio Hernández Flores, el gobernador Egidio Torre Cantú es presionado por organismos, partidos y ciudadanía, que exigen encarcelar a varios ex alcaldes que dejaron en bancarrota sus administraciones.

Luego de asumir la candidatura heredada por su extinto hermano Rodolfo Torre Cantú, hay voces que piden a Egidio Torre legitimarse en el poder enviando a la cárcel a los ex alcaldes que se fueron dejando una deuda de más de mil 600 millones de pesos, si es que no quiere actuar contra Eugenio Hernández Flores.

Las deudas exorbitantes que heredaron los ex alcaldes a sus sucesores han provocado que la ciudadanía, partidos políticos, regidores y diferentes sectores de la sociedad eleven la voz, para exigir cárcel para aquellos que incluso, luego de dejar las arcas vacías, ahora radican en Estados Unidos o en otras entidades del país.

Sobre este reclamo, el gobernador Egidio Torre Cantú explicó que no será él, sino el Congreso del estado y la Auditoria Superior del Estado (ASE) las instancias que por competencia se encarguen de investigar las presuntas irregularidades cometidas por los ex ediles, cuyas presidencias municipales quedaron en bancarrota.

Advirtió que "la transparencia y la rendición de cuentas estarán en todos los procesos que nosotros debemos llevar a cabo. Que la ciudadanía tenga la tranquilidad de que las cosas van a ser transparentes".

Tras reconocer que las nuevas administraciones municipales tienen problemas de liquidez, el gobernador de Tamaulipas anunció la elaboración de un plan financiero para apoyar a los ayuntamientos que así lo requieran.

En tanto que en el Congreso del estado, donde también los diputados de la actual y pasada legislatura han salidos lastimados en imagen, buscan salir al paso en un intento por frenar la ola de reclamos por "encubridores".

La presidenta de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, Guadalupe Flores Valdez, subrayó que el compromiso de la LXI Legislatura va en serio y que en la revisión de las cuentas públicas, los diputados actuarán dentro del marco que la ley les permite, por lo que caerá en la cárcel quien tenga que caer.

Sin embargo, aclaró que los ciudadanos deben saber que el proceso de revisión de las cuentas públicas es largo, no obstante que los Ayuntamientos tienen la facultad de demandar directamente por la vía penal todas las inconsistencias, faltantes, desvíos de recursos o irregularidades detectadas.

Advirtió que esta es la vía más rápida para que los ex alcaldes, tesoreros y síndicos, sean llamados a rendir cuentas de sus legislaturas.

Explicó que en caso de encontrar inconsistencias sin sustento para justificarlas por parte de los Ayuntamientos, la propia Auditoría Superior del Estado irá por la vía penal y enviará el expediente a la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas para que proceda conforme a derecho.

"Nosotros nada más decimos: este amerita un proceso penal, porque no cumplió en tiempo y forma, hay muchas inconsistencias y no encontramos justificación para tal o cual recurso, y ya es otra vía la que toca", indicó.

Explicó que hay inconformidad en municipios como Tampico, Reynosa, Nuevo Laredo, Río Bravo, Valle Hermoso, San Fernando y Victoria, en primera instancia, sin descuidar la de los municipios pequeños como el de Ocampo y Méndez, donde los ex alcaldes de extracción panista, también han sido señalados por la ciudadanía.

"Las cuentas públicas de los municipios chicos también serán revisadas concienzudamente, pues los recursos que se usaron son propiedad de todos y nadie tiene derecho de usarlos de manera indebida", dijo.

Aclaró que el 28 de este mes de febrero concluye el proceso de entrega-recepción y se tiene conocimiento de que a la fecha sólo 18 municipios han entregado sus libros contables y documentación en orden.

La diputada local subrayó que no existe "línea" para encubrir a los ex alcaldes, tanto así que el Congreso del Estado dispondrá de dos despachos contables para auditar las cuentas del alcalde de Victoria, Arturo Diez Gutiérrez; de Tampico, Oscar Pérez Inguanzo; de Reynosa, Oscar Luebbert Gutiérrez y Nuevo Laredo, Ramón Garza Barrios.

Añadió que en estas revisiones, también estarán las dependencias de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, DIF estatal y de los organismos municipales de agua potable.

Y en este caso sería el ex alcalde de Tampico, Oscar Pérez Inguanzo quien encabezaría la lista de las cuentas públicas que revisarán los auditores externos, principalmente por el incumplimiento al pago de salarios de los trabajadores.

"Tampico no cuidó algo muy importante, los salarios. Lo primero que hace un buen administrador es garantizar eso", subrayó la diputada Guadalupe Flores.

Advirtió que la nueva legislatura cambiará la imagen que han dejado las anteriores y empezará por poner un alto a los funcionarios "que se creen dioses".

En este sentido, el dirigente estatal del PAN, Francisco Javier Garza de Coss, pidió la comparecencia del auditor Superior del Estado, Gerardo Robles Riestra, para que explique en qué se gastaron los recursos los ex alcaldes y pidió a los ediles panistas denunciar las irregularidades encontradas en las finanzas de sus municipios.

De igual manera, el aún líder estatal del PRD, Jorge Mario Sosa Pohl, urgió a la Contraloría estatal llamar al ex alcalde de nuevo Laredo, Ramón Garza Barrios y a los integrantes de su cabildo, considerando que dejaron la deuda más grandes de que se tenga memoria en Tamaulipas, por más de mil 200 millones de pesos.

NTX/BEH/OPH/GPG/AJV

0
comentarios
Ver comentarios