Pide cardenal peruano iniciar proceso de reconciliación

Lima, 28 Jul (Notimex).- El Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Juan Luis Cipriani Thorne, pidió hoy a los peruanos iniciar un verdadero proceso de reconciliación nacional y deseó, al comenzar un nuevo gobierno, un clima de plena libertad.

Recomendó, durante la "Santa Misa y Te Deum (canto de acción de gracias a Dios)" por el 190 Aniversario Patrio en la Basílica Catedral de Lima, "no crear banderas ni divisiones y comportarse siempre con unidad y paz".

Durante el acto, en el que estuvo presente el saliente presidente de Perú, Alan García, así como autoridades civiles y militares, pidió a los peruanos dejar de lado las desigualdades, rencores y envidias y que se inicie un proceso de paz.

"¿Estarán los ánimos y los corazones preparados para ello? ¿Habrá el coraje para una auténtica reconciliación? ¿Aprenderemos a dialogar?, ¿Se cerraran las heridas que el terrorismo abrió en la patria?, preguntó el jefe de la Iglesia Católica.

Instó a los peruanos cerrar las brechas de la desigualdad y defender la unidad de la patria sin confundir el pluralismo cultural con excesos ideológicos.

"No debemos crear banderas ni divisiones, comportarnos siempre con unidad y paz", demandó el purpurado al indicar que resulta necesario al hablar de la nación comprender su relación con el concepto de patria, que hace referencia a paternidad y patrimonio.

La patria, explicó, "es el amor de las tumbas y de las cunas. Algunas veces se confunden los conceptos patria y nación y es necesario distinguirlos".

Aclaró que el progreso no nace ni requiere de la destrucción ni del cambio sistemático porque el crecimiento está en la continuidad.

"Hemos de aprender la peruanidad. El Perú como doctrina, ese amor a la patria debe unirnos a todos con un contenido concreto. Quedaron atrás los mesianismos revolucionarios de la destrucción y de pensar que todo cambio es mejor", añadió.

Recordó que de ninguna manera la Iglesia se confunde con la comunidad política y no está vinculada a ningún sistema político y es al mismo tiempo la salvaguardia del carácter trascendente de la persona humana.

Expresó su preocupación respecto a cómo se ha privilegiado el progreso técnico y económico, lo puramente material descuidando el necesario desarrollo cultural y espiritual que constituye el ambiente natural donde se desenvuelve la trascendencia de la vida humana.

El cardenal criticó la dictadura del relativismo, de un llamado pensamiento único que se va extendiendo en el mundo, que surge de manera paradójica en el primer mundo y va extendiendo su presencia en el continente y en Perú.

"No me refiero al progreso humano tan deseado, sino a la caída en la llamada postmodernidad que ha inmerso al mundo en una profunda crisis económica y moral con la llamada liberación social que a la sombra de la ideología calificada como igualdad de género destroza las mismas raíces de la convivencia humana", indicó.

Aseguró que "existe una crisis que tiene manifestaciones en la quiebra financiera, la violencia terrorista, en la degradación moral que afecta a la civilización, en el avance del tráfico y consumo de drogas".

"La paz de Dios sobrepasa todo juicio humano, despertemos con coraje y rebeldía. Toda una civilización se tambalea sin recursos morales y éticos", advirtió.

El cardenal peruano indicó que este panorama exige una mayor profundidad en el pensamiento, en la oración. "No dejarnos llevar por el espejuelo del progreso material y económico".

"Hoy, al tomar posesión el nuevo presidente electo (Ollanta Humala), que el padre eterno lo ilumine a él y sus colaboradores, que sepa servir al país en un clima de paz y confianza que permita crecer como persona y como país en un clima de plena libertad", expresó.

NTX/JLC/OS/MMMM/

0
comentarios
Ver comentarios