El que fue candidato a suceder a Warren Buffett violó las normas de Berkshire

Nueva York, 27 abr (EFE).- David Sokol, el que hasta el mes pasado lideraba todas las quinielas para suceder al multimillonario Warren Buffett al frente de Berkshire Hathaway, violó las normas de su empresa al comprar acciones de la química Lubrizol antes de sugerir a la firma de inversión que se hiciera con ella.

Así lo ha determinado un comité interno de la empresa encargado de investigar el asunto y que elaboró un informe hecho público hoy en el que se determina que la conducta de Sokol "violó las normas de la compañía", incluyendo su código ético y sus políticas sobre información privilegiada.

"La información engañosa e incompleta (de Sokol) al personal directivo de Berkshire Hathaway relativa a su compra de acciones violó el deber de franqueza que le debía a la compañía", manifiesta ese documento, en el que el comité investigador asegura "que lo ocurrido debe servir como una oportunidad" para "evitar conductas" de este tipo en el futuro.

El pasado 30 de marzo Buffett anunció la dimisión de Sokol, quien hasta entonces fue presidente de tres de las filiales del conglomerado empresarial -MidAmerican Holding Company, Johns Manville y NetJets-, y quien era uno de los claros candidatos a suceder al reputado inversor como consejero delegado de Berkshire.

En el momento del anuncio, el tercer hombre más rico del mundo según la revista Forbes hizo públicos los detalles de la compra de acciones de la química Lubrizol por parte de Sokol y reveló que éste le reiteró en múltiples ocasiones que Berkshire debería hacerse con esa compañía.

En concreto, el exdirectivo compró 96.060 acciones de la química Lubrizol entre el 5 y 7 de enero de este año, unos diez días antes de sugerir por primera vez que se hicieran con Lubrizol.

Aunque en un primer momento el máximo responsable de Berkshire no se mostró convencido con la idea, finalmente el conglomerado empresarial acordó el 14 de marzo la compra de la química por 9.700 millones de dólares en efectivo, en la que supuso una de las mayores adquisiciones en la historia de ese diversificado grupo.

Cuando Buffett hizo pública la dimisión de Sokol aseguró: "Ni Dave (Sokol) ni yo creemos que sus compras de acciones de Lubrizol fuesen de ninguna manera ilegales".

Sin embargo, las palabras del informe publicado hoy son mucho más duras con el exdirectivo, quien desde que salió de la compañía el mes pasado ha defendido en numerosas ocasiones que no hizo nada malo y que nunca tuvo "ningún tipo de control sobre ningún acuerdo que haya habido nunca (en Berkshire)".

0
comentarios
Ver comentarios