Popular ministra y criticado canciller dejan sus cargos en medio de la polémica

San José, 28 jul (EFE).- La ministra de Salud costarricense, María Luisa Ávila, la más popular del Gobierno, y el criticado canciller del país, René Castro, abandonaron hoy formalmente sus puestos en medio de situaciones polémicas en la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) y el Ministerio de Relaciones Exteriores.

La presidenta costarricense, Laura Chinchilla, anunció este jueves cuatro nuevos cambios en su gabinete, incluidos los de Ávila y Castro, y rechazó que ello entrañe una "crisis" en su Gobierno, que a poco más de un año de gestión ha sufrido la renuncia de cinco ministros.

Ávila, la funcionaria mejor calificada del Gobierno costarricense según las encuestas, renunció al puesto de ministra de Salud debido a diferencias con Chinchilla sobre el manejo de la crisis financiera en la CCSS.

"Son simple y sencillamente formas de ver cómo conducir el proceso de reforma que va a tener lugar en la Caja Costarricense del Seguro Social. Yo soy del criterio que tenemos que contar con la junta directiva, con la presidencia ejecutiva y el personal de la institución", afirmó Chinchilla.

Agregó que aunque "el Gobierno tiene que marcar una posición de liderazgo, quienes están llamados a interiorizar las reformas que se van a sugerir son los funcionarios de la CCSS".

Por su parte, Ávila, quien estuvo en el cargo por cinco años, ya que fue ratificada por Chinchilla al asumir el Gobierno, manifestó en su blog personal que se retira del Ministerio de Salud para "darle espacio a doña Laura para que elija un funcionario acorde a su visión".

"Me retiro del cargo porque creo que el Ministerio de Salud debería ser el encargado de liderar el proceso de intervención de la CCSS, criterio que no es compartido por la presidenta de la República", expresó Ávila.

Agregó que: "Respetuosa de la jerarquía y la democracia, es a mí a quien corresponde hacerme a un lado".

La semana pasada, la CCSS fue escenario de una huelga de cuatro días en la que los sindicatos exigían algunos beneficios laborales, el pago de una deuda de 845 millones de dólares del Estado a la institución y protestaban por el estado financiero de la entidad.

Este año, la CCSS cerrará con un déficit de 180 millones de dólares, por lo que Chinchilla anunció días atrás que el Gobierno pagará 166,3 millones para evitar que se acreciente la crisis en la institución.

Además, la Caja conformó una comisión de expertos, a pedido de Chinchilla, para analizar la situación financiera y buscar soluciones.

La otra baja del Gobierno anunciada este jueves por la mandataria es la del canciller Castro, quien ha sido criticado por la prensa y diplomáticos por designar en embajadas y consulados a personas sin carrera diplomática, pero aparentemente afines a él y al Partido Liberación Nacional (PLN), en el poder.

Por estos hechos la Procuraduría de la Ética abrió una investigación en contra del ahora excanciller, mientras semanas atrás Chinchilla anunció que revocará los nombramientos cuestionados para sacarlos a concurso.

El excanciller costarricense Bruno Stagno ha sido uno de los más duros críticos de Castro, especialmente por su actuación en el conflicto desatado en octubre pasado cuando Costa Rica denunció que Nicaragua invadió una porción de su territorio con militares.

Castro, experto en medio ambiente, asumirá el Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (Minaet), cuyo titular, Teófilo De la Torre, fue anunciado hace unos días como nuevo presidente del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

Según Chinchilla, el cambio de Castro "obedece más a las fortalezas de don René frente a la cartera a donde va, que a razones ligadas a su gestión" en la Cancillería.

Con la salida de Ávila del Ministerio de Salud ya son cinco los ministros que renuncian en los 14 de meses que lleva en el poder Chinchilla, quien negó que exista una crisis y más bien afirmó que se tratan de cambios "normales" en un Gobierno.

Hasta el momento han renunciado los ministros Guiselle Goyenaga (Deporte), Clotilde Fonseca (Ciencia y Tecnología), Marco Vargas (Presidencia), José María Tijerino (Seguridad) y María Luisa Ávila (Salud), mientras Chinchilla ha movido de un puesto a otro a algunos más.

El opositor Partido Acción Ciudadana expresó en un comunicado que los movimientos en el gabinete "confirman la crisis de liderazgo y la falta de rumbo del Poder Ejecutivo", y calificó el traslado de Castro como "un reconocimiento a la irresponsabilidad y la ineptitud".

0
comentarios
Ver comentarios