Acusan a Videla y Bignone de 34 robos de bebés en Argentina

Por Cecilia González. Corresponsal

Buenos Aires, 28 Feb (Notimex).- Los exdictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone, así como otros seis represores, comenzaron a ser juzgados hoy por el sistemático robo de bebés nacidos en centros de tortura, entre ellos la nieta del escritor Juan Gelman.

Los ocho acusados escucharon, sentados juntos en la sala del Tribunal Oral Federal 6, en Buenos Aires, los cargos por sustracción, retención, ocultamiento y sustitución de identidades de 34 menores nacidos en cárceles clandestinos que operaron durante el régimen militar (1976-1983).

El robo de bebés es el único delito de lesa humanidad que no había sido juzgado en Argentina, país que en la última década se ha colocado a la vanguardia de la defensa de los derechos humanos a nivel internacional.

Además de Videla y Bignone están procesados Rubén Óscar Franco, Jorge Acosta, Antonio Vañek, Santiago Omar Riveros, Juan Antonio Azic y Jorge Luis Magnacco, pero en junio la lista se ampliará con otros dos represores.

El juicio terminará en octubre, justo en medio de las elecciones presidenciales y después de que desfilen unos 370 testigos que están citados para declarar con el fin de probar que las apropiaciones de menores no fueron casos aislados.

Entre los testigos se espera al escritor argentino radicado en México Juan Gelman, cuyo hijo fue secuestrado por los represores junto con su esposa embarazada, quien dio a luz en un centro clandestino en Uruguay a una niña que el autor pudo recuperar en 1998.

Videla, de 85 años, encabezó el golpe militar que el 24 de marzo de 1976 derrocó al gobierno de María Estela Martínez de Perón y que dio inicio a una de las dictaduras más sangrientas de América Latina, misma que él presidió hasta 1981.

Bignone, de 84 años, gobernó el último tramo de una dictadura que terminó en diciembre de 1983 dejando un saldo de 30 mil desaparecidos y aunque después se le probaron secuestros y torturas, fue beneficiado por las leyes de impunidad que se aplicaron en el país.

Desde que en 2005 se reanudaron los juicios por crímenes de lesa humanidad, Bignone ya pudo ser condenado a 25 años de prisión como coautor de 56 casos de allanamiento ilegal, robo agravado, privación ilegítima de la libertad e imposición de tormentos.

Videla, en tanto, fue condenado en diciembre pasado a cadena perpetua por el secuestro, tortura y, en la mayoría de los casos, asesinatos, de 63 víctimas.

Las principales impulsoras del histórico juicio son las Abuelas de Plaza de Mayo, las mujeres que buscaron incansablemente a sus nietos y que desde entonces han logrado recuperar a 102 de los 500 que, calculan, fueron robados.

Según los testimonios de los represores, la apropiación de menores se llevó a cabo para "salvar" a esos chicos y evitar que se convirtieran en "subversivos", como sus padres que habían terminado en cárceles clandestinas.

NTX/CGR/OS/BGG/TIEMPO09

0
comentarios
Ver comentarios