Un gen adquirido de bacterias permite que la broca colonice los cafetos

Washington, 27 feb (EFE).- La broca del café, un escarabajo que es una de las mayores plagas de este cultivo, puede haber adquirido su capacidad de colonizar las plantas gracias a una transferencia de genes procedentes de una bacteria presente en sus intestinos.

Un estudio que publica hoy Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), desarrollado por el equipo que lideró Ricardo Acuña del Departamento de Biotecnología y Entomología en el Centro Nacional de Investigaciones de Café de Colombia, llegó a la conclusión de que una "transferencia horizontal de genes" de la bacteria al escarabajo permite al insecto producir una proteína que digiere un carbohidrato clave presente en los granos del café.

La broca del café -Hypothenemus hampei- representa una grave amenaza para la producción mundial de este cultivo y cada año causa pérdidas que se calculan en unos 500 millones de dólares y afectan a 20 millones de familias campesinas.

La transferencia genética horizontal, o lateral, ocurre cuando los genes pasan de una especie a otra por medios no sexuales y es una fuerza evolutiva significativa entre las células procariotas, aquellas que carecen de núcleo celular diferenciado y cuyo material genético se encuentra disperso en el citoplasma.

"Hay muchos ejemplos de la importancia de esta transferencia lateral de genes como mecanismo de adaptación ecológica en este dominio de la vida", escribieron los autores, que incluyen a los investigadores colombianos Claudia Flórez Ramos, José Rubio, Juan Herrera y Pablo Benavides.

En cambio son mucho menos comunes las transferencias genéticas horizontales entre los eucariotes, el dominio que incluye a los organismos, unicelulares o pluricelulares, cuyas células tienen núcleos verdaderos. Los ejemplos de transferencia lateral entre animales son aún más raros.

Los científicos identificaron un gen de la broca, denominado HhMAN1, y determinaron que muestra pruebas claras de una transferencia genética lateral desde bacterias.

"El HhMAN1 codifica una enzima, la mananasa, que representa una clase de glucósido hidrolaso que no se había encontrado antes en los insectos", explicaron los investigadores.

El gen probablemente se originó en bacterias del intestino medio del insecto, añadieron los autores, que llevaron a cabo una amplia encuesta geográfica de muestras de insectos recolectadas en 16 países desde Asia a África y América.

Se detectó la presencia del HhMAN1 en 37 muestras diferentes y "la aparente ubicuidad del HhMAN1 en el insecto indica que la transferencia genética horizontal precedió a las invasiones del H. Hampei desde el centro de origen en el oeste de África a América Latina y Asia", añadió el artículo.

0
comentarios
Ver comentarios