Aumenta interés en sensor automotriz que impide manejar a ebrios

Berlín, 31 Jul (Notimex).- Una nueva tecnología, los sensores de alcohol, que bloquea el encendido del automóvil si el conductor bebió demasiado, podría instalarse en un corto periodo en Alemania, informó Dräger Safety, empresa líder en el mercado mundial de estos aparatos.

El sensor es del tamaño de un aparato de navegación GPS y está directamente acoplado al encendido del coche. El conductor sopla en un test sobre el alcohol que ha ingerido antes de iniciar la conducción y si bebió demasiado, el auto permanece bloqueado.

La empresa, una firma de la localidad alemana de Lübeck especializada en técnicas de seguridad, ya vende estos exitosos aparatos desde hace una década en países como Estados Unidos, Canadá y Australia.

Y en Alemania, comienza también a recomendarse en determinadas regiones, informó el portavoz de la firma Herbert Glass.

También en Suecia, Finlandia y Holanda es cada vez más demandado convirtiéndose en uso obligatorio en sectores como el transporte de escolares.

En Alemania, se está utilizando también ahora en el transporte de productos peligrosos.

La precursora en el sector es Suecia, donde por primera vez un empresario exigió a sus trabajadores el uso del aparato, señaló un portavoz de la firma Volvo.

Sin embargo, el Estado no lo exige de forma obligatoria. Pese a ello, la fábrica alemana vendió unas 60 mil "llaves de alcohol" a diversos fabricantes de automóviles.

La automotriz Volvo lo coloca ya en Alemania a petición de sus clientes por un extra de unos mil euros. Otros fabricantes ofrecen también colocar el medidor de Dräger a posteriori por unos mil 440 euros.

En estos momentos, la empresa Siemens está buscando a una automotriz como socia para desarrollar su sensor de alcohol, explicó un portavoz de la empresa. Pero el aparato, ya desarrollado, no salió aún al mercado.

Los pequeños aparatos se acoplan en el taller de fabricación al encendido del automóvil y se activan con el arranque del mismo. Nada más arrancar el vehículo, se pide al conductor que sople en el lugar adecuado. Si no hay alcohol en su aliento, el motor se activa. Si no, se bloquea durante un tiempo.

El procedimiento dura sólo medio minuto, asegura Glass. Sin embargo, a la "llave del alcohol" se le puede también "engañar".

El conductor no debe haber comido ni bebido antes, porque eso podría falsear el valor del consumo de alcohol. También los sprays bucales o la medicina con contenido alcohólico pueden afectar la medición. En cualquier caso, también puede ajustarse la sensibilidad del test.

Dräger está dotando del aparato a todos los automóviles de servicio. "Desde los funcionarios con puestos más elevados, hasta los simples trabajadores". Y es que a veces los jefes beben más que otros empleados.

Hasta ahora la experiencia fue buena, hasta finales de año se espera que estos aparatos ya estén funcionando en alrededor de un centenar de automóviles. Así también se despeja un peligro con frecuencia infravalorado.

"Quien maneja durante las horas de trabajo, no suele beber alcohol durante el día. ¿Pero quién no piensa en un traguito por la tarde?", señaló Glass.

Sin embargo, el aparato tiene algunos fallos: no es capaz de hacer un chequeo completo de la capacidad de conducción.

"Nuestra técnica mide sólo el contenido de alcohol en el aliento, pero no el consumo de drogas u otras sustancias", destacó la portavoz de Dräger, Melanie Kamann. Y tampoco muestra el contenido de alcohol en sangre, añadió.

NTX/OB/MMMM/

0
comentarios
Ver comentarios