Tsunami golpea industria automotriz japonesa

Los tres principales fabricantes nipones, Toyota, Nissan y Honda, reanudaron en abril sus operaciones domésticas tras los cierres provocados por el tsunami, aunque su producción sigue en

Los grandes fabricantes japoneses del motor vieron recortada su producción doméstica en marzo a más de la mitad a causa del terremoto y el tsunami, que amenazan con lastrar una de las industrias con más peso en la economía nipona.

 

Un automóvil requiere de entre 20 mil y 30 mil componentes para su fabricación, por lo que la catástrofe repercutió también en la producción de las plantas automovilísticas en el extranjero, muchas de las cuales reciben sus piezas de Japón.

 

Los tres principales fabricantes nipones, Toyota (líder mundial) , Nissan y Honda, reanudaron en abril sus operaciones domésticas tras los cierres provocados por el tsunami, aunque su producción sigue en torno al 50 por ciento de su volumen normal.

 

De este modo, en marzo el grupo Toyota produjo en Japón solo 162.309 unidades, incluidas las de sus grupos Daihatsu y Hino Motors, lo que supone un 61.5 menos que en el mismo mes de 2010.

 

También vendió un 40 por ciento menos en Japón, su segundo mercado por detrás de EEUU, donde el consumo se vio reducido en ese mes por la incertidumbre tras la tragedia del 11 de marzo y la crisis nuclear.

 

Estos números contribuyen a empeorar sus datos del año fiscal 2010, que finalizó el pasado 31 de marzo con una caída de ventas en Japón del 7.1 por ciento, el primer descenso en dos años, y una reducción del 6 por ciento en su producción doméstica.

 

Sin embargo, a nivel global en el ejercicio 2010 la producción de Toyota creció un 1,1 por ciento hasta más de 8,24 millones de vehículos.

 

Las perspectivas para el gigante nipón del motor para el año 2011 se presentan más sombrías ante los problemas originados por la mayor crisis que sufre Japón desde la II Guerra Mundial.

 

La semana pasada, anunció que hasta junio reducirá su producción entre un 50 y un 70 por ciento en sus factorías Japón, China, Malasia, Tailandia, India, Europa y Norteamérica.

 

También comunicó que sus plantas no recuperaran su actividad normal hasta finales de 2011, aunque algunos, como la consultora Mizuno Credit Advisory, han advertido de que los problemas en la cadena de suministros puede llegar a durar hasta un año.

 

Estas previsiones amenazan seriamente con destronar a Toyota del primer puesto mundial en manufactura de vehículos, que arrebató en 2008 al estadounidense General Motors, ahora segundo fabricante mundial.

 

El grupo que preside Akio Toyoda se mantuvo líder en 2009 al producir apenas unos tres millones de coches más que la multinacional estadounidense.

 

Nissan y Honda, segundo y tercer fabricante de Japón, respectivamente, vieron también cómo el tsunami hundió sus datos de producción nacional en marzo.

 

La producción de las plantas niponas de Nissan descendió en marzo un 52.4 por ciento, algo que la compañía atribuyó a los efectos del terremoto y también al fin del programa gubernamental de subsidios a la adquisición de vehículos ecológicos.

 

En el caso de Honda, la producción doméstica cayó en marzo un 62.9 por ciento, su peor cifra desde 1997, cuando empezó a publicar datos comparativos, informó la agencia local Kyodo.

 

El tercer fabricante de Japón anunció que también sus plantas funcionarán a medio gas hasta junio y que espera normalizar la situación antes del fin de 2011.

 

Ante esta situación, los grandes fabricantes del vecino Corea del Sur como Hyundai, el quinto del mundo, se preparan para intentar ganar cuota de mercado frente a la perdida de competitividad de los grandes del motor nipón.

 

0
comentarios
Ver comentarios